Los trabajadores de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) le reclamaron al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires respecto a 400 despidos que aseguran, se generaron por la falta del aporte efectivo del 50% de los fondos para continuar con la obra de ampliación de la cárcel de Marcos Paz.

Horas después la cartera laboral nacional dictó la conciliación obligatoria por el lapso de 15 días hábiles, donde las partes involucradas deberán activar negociaciones para resolver el conflicto, tanto sin promover cesantías en cuanto a empleadores ni medidas de fuerza por el sindicato.

Por convenio, para esa edificación la administración porteña y Nación solventan el proyecto con el 50% de fondos cada una. Cirilo Romero, secretario de organización de Uocra- Capital Federal, detalló que fueron recibidos por funcionarios del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

"Pusimos sobre la mesa la problemática situación de los trabajadores", reseñó el dirigente de la unión que lidera Gerardo Martínez.

"Mantenemos el estado de alerta y movilización y si tenemos que profundizar nuestra lucha lo haremos", reseñó Romero a BAE Negocios. La movilización partió desde la sede de la Uocra ubicada en avenida Belgrano y Combate de los Pozos, llegando hasta la sede del gobierno porteño ubicada en Parque de los Patricios.

La ampliación de la cárcel de Marcos Paz está detenida y existe un convenio de la CABA con Nación para hacer efectiva esa construcción luego del cierre de la cárcel de Devoto. Nación y el gobierno de Larreta aportan los fondos para esa construcción pero la Ciudad de Buenos Aires no acerca el dinero, la labor se paralizó y la constructora despidió a 400 trabajadores.

I