El Gobierno y el llamado “triunvirato” de los movimientos sociales (CCC, Barrios de Pie y CTEP) acordaron hoy avanzar en un programa que atienda el problema alimentario, en lugar de la ley que reclamaron con asambleas, marchas y ollas populares.

El martes próximo se realizará la primera reunión operativa en la que se empezarán a discutir los alcances y la aplicación del programa que estará a cargo de Sofía Torroba, jefa de Gabinete de la Secretaría de Economía Social de la cartera, “en articulación con las organizaciones sociales” las que, remarcó Daniel Menéndez, de Barrios de Pie, no abandonan “que se trate la ley de Emergencia Alimentaria”.

Por su parte, fuentes del gobierno remarcaron: “Se va a trabajar todo desde un programa de protección social que se lleva adelante desde la Secretaria de Protección Social”. Además, puntualizaron en forma escueta que el encuentro encabezado por la ministra Carolina Stanley “fue bueno y en muy buenos términos”.

"En la reunión de una hora avanzamos en lo alimentario y en el bono para los movimientos sociales, pero aclaramos que no abandonamos la AUH y a los jubilados. El martes próximo marchamos por eso a la sede de Anses, en Paseo Colón 239”, dijo a Télam Gildo Onorato, de la CTEP.

Entre los puntos abordados esta mañana, en el marco de un programa de Protección Social con eje en lo alimentario, se habló de la necesidad de un relevamiento, establecer cupos, capacitaciones y montos, “que están en discusión. No sale como ley; saldrá como un programa, pero recién estamos empezando”, detalló un asistente de los movimientos sociales. A la reunión operativa del martes que viene las organizaciones llevarán la propuesta de “iniciar cuanto antes la aplicación de una prueba piloto que llegue a unos cien mil niños en todo el país, empezando en el conurbano, NOA y NEA “, precisó Onorato, quien recordó que ese mismo día se realizará la marcha a la Anses y, al día siguiente, la movilización de los agricultores familiares al Ministerio de Agroindustria, en el marco de las protestas.

Todavía no está el presupuesto para el Programa de Protección Social (no se sabe si ese será el nombre que finalmente quede para el área), como tampoco los alcances. Menéndez celebró el “diálogo”, pero manifestó que “es poco en relación con lo que se le otorga a los empresarios para invertir. Y es una enorme muestra de insensibilidad que no se le pague el bono a los jubilados y el recorte de sesenta a setenta mil millones al área”.

En cuanto al bono de Navidad que el Gobierno accedió a entregar a los movimientos sociales, de 2.200 pesos, se distribuirá “antes de Navidad”, aunque no hay todavía una fecha establecida. Los beneficiarios, que llegan casi al millón en todo el país, son los incluidos en los siguientes planes: Argentina trabaja, Ellas hacen, Salario social complementario, Programa de trabajo autogestionado y Construir empleo, además de otros monotributistas sociales.