Movimientos sociales y grupos piqueteros auguran un febrero y marzo "movidos" debido a movilizaciones programadas para exigir obra pública para las cooperativas y una urgente atención a lo que califican como una situación de emergencia alimentaria, en el marco de una relación tensa con la administración del presidente Mauricio Macri.

"El Gobierno cambió la política social y la situación es distinta. Nosotros tenemos otro diagnóstico de la emergencia. Por eso nos pareció importante presentar con fuerza nuestro reclamo en las puertas del ministerio de Desarrollo y en el Congreso. Febrero y marzo serán movidos", dijo a Télam Daniel Menéndez, de Barrios de Pie, en referencia a la protesta del pasado jueves.

Desde inicios de 2015, los "Cayetanos" -así llamados por levantar la agenda del Papa Francisco y movilizar desde Liniers, donde se encuentra la iglesia de San Cayetano-, es decir la CCC, la Cetep y Barrios de Pie, se reúnen todos los lunes para revisar la agenda y establecer acciones, por lo que se espera que hoy anuncien día y hora de las próximas movilizaciones.

Gildo Onorato, secretario de Políticas Sociales del Movimiento Evita e integrante de la Cetep (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), la provincia de Buenos Aires adelantó que van a pedir que "el 25% de las obras públicas de la provincia y el 25% de las compras que hace el Estado estén en manos de cooperativas".

Agregó que otros ejes son la aplicación de la ley de Emergencia Social -votada en diciembre del 2016 y reglamentada en marzo del 2017- pasará por discutir cómo se implementa esa ley y, la voluntad de ingresar al Consejo del Salario Mínimo y Vital que integran el Gobierno, empresarios y la CGT.

Recordó que la Cetep es una organización gremial que agrupa a trabajadores que están fuera del mercado laboral formal pero que, gracias a la ley de Emergencia Social, perciben un salario que depende de las discusiones en el ámbito del Ministerio de Trabajo que se realizan en junio.