Diversas organizaciones gremiales, sociales y políticas se concentraron hoy en la puerta del Congreso para protestar contra el Fondo Monetario Internacional ( FMI) y mostrar respaldo, al mismo tiempo, al Gobierno en medio de las gestiones por la deuda.

Entre las agrupaciones presentes se encontraron la CTA Autónoma, Barrios de Pie, Libres del Sur, el Movimiento Evita, La Cámpora, el Frente Popular Darío Santillán, la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) y la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (FeMPINRA), entre otros.

La movilización comenzó en el Obelisco y desde allí se trasladó al Congreso con un mensaje en contra del  FMI y el reclamo para que el ajuste que deba hacerse de cara al pago de la deuda no recaiga sobre los sectores más vulnerables.

La marcha fue convocada el mismo día en el que llegó a Buenos Aires la misión del Fondo encabezada por el venezolano Luis Cubeddu, con el objetivo de negociar con el Gobierno la devolución de los USD 44.000 millones que el organismo le prestó al país durante la gestión de Mauricio Macri. Los enviados estarán en el país hasta el 19 de febrero.

Mientras el ministro de Economía, Martín Guzmán, exponía en la Cámara de Diputados sobre la situación de la deuda y la negociación que el Gobierno encara con el  FMI y otros acreedores, los manifestantes llegaron a la avenida Callao, donde se montó un escenario.

Las columnas se extendieron sobre la avenida Rivadavia y la calle Hipólito Yrigoyen desde Callao hacia Plaza de Mayo y, pese a la ausencia de vallados, no se acercaron a los laterales del edificio del Congreso, donde se encuentran los accesos a la Cámara de Diputados y el Senado.

Esto fue parte de la organización de la marcha, dado que los propios militantes de las agrupaciones se ocuparon de mantener la concentración sobre la avenida Callao y evitar que rodeara al edificio del Congreso.

No obstante, sobre la calle Combate de los Pozos -que da a la parte trasera del palacio legislativo- se ubicaron un camión hidrante y camionetas de la Policía Federal.

La posición más dura contra el FMI fue sustentada por la vicepresidenta Cristina Kirchner el pasado fin de semana. Durante la presentación de su libro Sinceramente en Cuba, la ex presidenta pidió que el organismo realice una "quita" a la deuda con Argentina, algo que los propios estatutos del Fondo prohíben.