El ex jefe de la CGT Hugo Moyano inauguró este mediodía un sanatorio del Sindicato de Camioneros junto al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, en el barrio Caballito. Durante el acto, el referente sindical se despegó de los casos de corrupción que salpican a sindicalistas, al remarcar que "no todos los sindicalistas son malos: hay buenos, malos y regulares”.

Así, el camionero bajó la tensión con la Casa Rosada luego de los cortocircuitos surgidos por la reforma laboral, la deuda de OCA y la avanzada del Gobierno sobre el gremialismo con las intervenciones de sindicatos.

"Quiero aclarar que el Presidente no fue invitado. Sí había sido invitado el 15 de diciembre, que se suspendió por razones particulares (paro de la CGT por la reforma previsional). Nunca me gustó estar detrás de ningún Gobierno", sentenció Moyano

Por su parte, Triaca trasladó un saludo del presidente Mauricio Macri al gremio de Camioneros: “Les traslado el saludo del presidente, hablé con él a la mañana y pidió seguir con esta conducta de salir de las discusiones en las que nos entrampamos”.