El ex presidente de Uruguay José "Pepe" Mujica analizó este jueves la crisis que enfrenta el Gobierno de Alberto Fernández y advirtió que la Argentina "está desquiciada", por lo que remarcó que "el sistema político debe dialogar más, bajar los decibeles".

"La Argentina es maravillosa con los recursos que tiene, pero está desquiciada", sostuvo el referente del Frente Amplio. Y agregó: "No es momento de peleas internas".

En su columna semanal en Radio Diez, el ex jefe de Estado oriental consideró que el pueblo argentino "necesita unidad" y recomendó "leer el Martín Fierro: los hermanos sean unidos, porque sino, se los comen los de afuera".

"El sistema político tiene que dialogar mucho más. No hay democracia sin diálogo y el diálogo significa bajar los decibeles, no putearse tanto por la prensa y conversar más. Un programa mínimo de unidad nacional tiene que haber. Y después, toda la diferencia que quieran", consideró Mujica.

En ese sentido, el ex mandatario uruguayo remarcó que ésa "es una responsabilidad del Gobierno y de la oposición. No se puede andar refundando el país cada dos o tres años".

Asimismo, consideró que en el Frente de Todos deben "aprender a tener tolerancia interna y capacidad de negociación". "Nuestras verdades son relativas y hay que negociarlas con las de otros compañeros", agregó.

E insistió: "Hay que poner moralmente todo esfuerzo en salir adelante y dejar atrás las vanidades humanas, el pueblo argentino lo necesita. El Gobierno tiene que gobernar lo mejor posible".

"La unidad en la diversidad vale estratégicamente mucho más que las disidencias tácticas", subrayó.

Finalmente, Mujica alertó que "la gran desgracia de la izquierda en el mundo es que se dividen por ideas mientras que en la derecha se unen por intereses".

"Tienen que aprender que tienen que encontrar caminos del medio, que hagan sustentable lo más importante, que es la unidad; porque desunidos no van a ningún lado, son polvo de la historia", concluyó.