El presidente Mauricio Macri presentó hoy un ambicioso plan de reformas, con eje en lo fiscal, la baja de la inflación y la reducción de impuestos para crear empleo y disminuir la pobreza, iniciativas en las que, según advirtió, “todos deberán ceder un poco”.

El jefe de Estado realizó la presentación del paquete de reformas con el que busca obtener “consensos básicos” y un “fortalecimiento de la República” ante gobernadores de todo el arco político, parlamentarios, hombres y mujeres de negocios, sindicalistas y jueces, en el Centro Cultural Kirchner (CCK).

 

  1. Responsabilidad fiscal, inflación e impuestos: Macri remarcó que no se puede gastar más de lo que se recauda en todos los niveles del estado. "Tenemos que bajar la inflación, y que deje de ser un instrumento de la política", dijo el presidente antes de acentuar en reducir la carga tributaria como de diseñar un sistema de impuestos equitativo y sustentable con la cooperación de la nación y las provincias. 

    Al aludir a las elecciones del 22 de octubre, Macri evaluó que “confirmamos que se trata de un cambio de fondo, un cambio verdadero, que empezamos un nuevo tiempo”.

    Las iniciativas del Gobierno implican, adelantó, “una transformación muy grande”, que incluye mirar “hacia el futuro en vez de pelearse mirando los fracasos del pasado. No hay por qué tenerle miedo a esta idea”.

    Además, adelantó que presentará el próximo miércoles ante el Congreso un proyecto de reforma del sistema tributario y que también se abrirá una mesa de discusión para reestructurar el sistema previsional, que seguirá siendo “universal, público, solidario y de reparto”, a fin de eliminar las jubilaciones de privilegio.

  2. Favorecer el empleo: Al referirse al sistema impositivo, afirmó que debe bajarse la carga tributaria porque “tenemos impuestos muy altos” y un “sistema impositivo engorroso y poco equitativo”. En materia de trabajo, subrayó que se combatirá la “ligitiosidad” en los juicios del sector, que, según denunció, se ha “convertido en una de las mafias laborales”. Sobre este punto remarcó en la mafia de los juicios laborales  que es uno de los principales enemigos del trabajo en si mismo, por eso insistió en que las provincias que adhiera a la nueva ley.
  3. República y calidad institucional: Al respecto, Macri convocó a los gremialistas a “dialogar” y a “echar luz sobre esta situación, así entre todos podemos trabajar para generar más trabajo, lo que nos va a ayudar a avanzar hacia una Argentina sin pobreza”. La modernización del estado y la agilidad en simplificar trámites, facilitar procesos, jerarquizar el empleo público fue un punto importante remarcado por Mauricio.

El mandatario pidió también “trazar una línea de austeridad” desde el Estado: “Muchos de los que estamos hoy acá somos unos privilegiados. En el camino del gradualismo hay quienes no pueden esperar”.

En ese sentido, calificó de “estafa” y “vergüenza” que existan “recovecos” en los poderes del Estado, en los que funcionarios ubicaron “amigos, parientes y militantes de sus agrupaciones”.

También vinculado a la cuestión laboral, el Presidente admitió la necesidad de contar con “organizaciones sindicales fuertes, transparentes”, pero pidió que “realmente tengan la vocación de representar a los trabajadores”.

“No puede ser que haya más de 3.000 sindicatos en la Argentina y sólo 600 firmen paritarias anualmente”, se quejó el jefe de Estado durante el acto, en el que también llamó la atención sobre la situación de las obras sociales.