El juez federal Claudio Bonadio falleció a los 64 años, en su casa del barrio porteño de Belgrano, a raíz de un tumor cerebral detectado el año pasado y mientras estaba de licencia en los tribunales de Retiro. El magistrado, que ocupó ese puesto durante 26 años, llevó adelanta varias causas contra el poder político y había estado en el centro de la escena en los últimos años por procesar a la expresidenta Cristina Fernández.

Bonadio había sido nombrado en 1994 por decreto en la presidencia de Carlos Menem, al ampliarse el fuero que investiga delitos de corrupción pública y narcotráfico. Desde el día en que procesó a Cristina Fernández de Kirchner, en la causa por supuestos delitos con la venta de dólar futuro en el final de su gobierno, el 13 de mayo de 2016, avanzó en numerosas causas que involucraron a la ex mandataria y su gabinete.

Entre las causas, se encuentran la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán por el atentado a la AMIA, donde dictó el procesamiento a Cristina y su prisión preventiva, luego revocada por el Tribunal Oral Federal 8 que juzgará el caso.

También, intervino en la primera etapa de las causas "Los Sauces" y "Hotesur", donde luego fue apartado y quedó designado el juez Julián Ercolini.

Casanello, el subrogante

El juez federal Sebastián Casanello será el reemplazante de Bonadio hasta marzo próximo y luego la Cámara Federal determinará quién subrogará esa dependencia. Casanello había sido designado días atrás por la Cámara Federal porteña para hacerse cargo del juzgado de Bonadio, luego de que el ahora fallecido magistrado solicitara extender su licencia durante febrero.

Por esa razón, hasta marzo será el juez a cargo del 11 y luego la Cámara, órgano superior que se encarga de nombrar los reemplazos, determinará si extiende esa subrogancia o nombra a otro magistrado hasta que mediante concurso se designe sucesor definitivo.

Además de estar en el foco por los procesamientos sobre la vicepresidenta Cristina Kirchner, también investigó la tragedia ferroviaria de Once, irregularidades en el caso AMIA y el caso por lavado de dinero contra el sindicato de camioneros que lidera Hugo Moyano, entre otras causas sonoras.

En los últimos meses, había llevado adelante la investigación de los "cuadernos", que tiene en la mira a la ex presidenta. Se trató de una mega causa con una cantidad de "arrepentidos" nunca antes vista y cientos de procesados, entre ellos, la actual vicepresidenta, por ser considerara "jefa" de una asociación ilícita destinada a montar un sistema de recaudación ilegal alrededor de la obra pública.

Fue en 2017, con la aparición de los cuadernos del remisero Oscar Centeno, que Bonadio volvió a procesar a la actual Vicepresidenta y entonces senadora nacional como supuesta jefa de asociación ilícita con prisión preventiva -y a sus principales ex funcionarios y empresarios- y pidió su desafuero. El juez fue blanco de reiteradas acusaciones por parte de Cristina Kirchner, quien lo acusó de ser uno de los principales impulsores del "lawfare" contra su persona y la de sus hijos.