El CEO del Grupo Vicentin, Sergio Manuel "Mono" Nardelli, murió en la noche del miércoles en su vivienda de la ciudad santafesina de Reconquista a causa de un "infarto masivo", según informaron fuentes empresarias.

Nardelli, de 59 años, falleció pasadas las 21:30 mientras tomaba una ducha en su casa en el centro de Reconquista. El empresario perdió el conocimiento y no pudieron hacer nada para recuperarlo. Una ambulancia ubicada en la puerta de su vivienda encendió las primeras alarmas, y minutos después se confirmó el deceso.

Un primo suyo que es médico, Jorge De Pratto, alcanzó a atenderlo cuando perdió el conocimiento, pero no pudo reanimarlo y manifestó a las autoridades locales que Nardelli falleció tras sufrir "un infarto masivo".

También el médico del móvil 1 de Emergencia de esa ciudad, Gustavo Algañaraz, ratificó ante la Policía que Nardelli falleció por causas naturales ya que "en el lugar no había signos de violencia", según pudo saber Télam.

La muerte repentina sorprendió a su entorno, dado que hasta este mismo miércoles mantuvo reuniones con algunos allegados, quienes no notaron que podía tener algún problema de salud.

"Estamos consternados con el fallecimiento de Sergio Nardelli en este momento en el que las familias estaban unidas tratando de sacar la empresa adelante", dijo Daniela Hacen, una de las accionistas de la compañía, en diálogo con La Nación.

El martes 11 de junio, el presidente Alberto Fernández se había reunido con Nardelli en la Residencia de Olivos, donde ambos analizaron la situación de la cerealera cuya intervención se concretó ese mismo día. Esa fue la última vez que el empresario fue visto en público.

La reunión se llevó cabo horas después de que el subinterventor, Luciano Zarich ingresara a la sede administrativa de la empresa, en la localidad santafesina de Avellaneda, junto al escribano oficial Carlos Gaitán y directivos de la firma.

Según se difundió en las últimas horas, el empresario murió de sus 59 años como consecuencia de un ataque cardíaco. El nieto del fundador de la empresa agroexportadora con sede en Avellaneda, provincia de Santa Fe, se encontraba en su casa de Reconquista.