Mientras desde el Gobierno nacional varios funcionarios tomaron la lanza de las críticas a la administración porteña, el mandatario local profundizó su estrategia de no responder los ataque y dejó la contestación técnica en manos de su secretario de Salud, Fernánn Quirós, en otra jornada en la que la vuelta de la rosca política dejó atrás la sana convivencia de los momentos más álgidos de la pandemia.

El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, retomó las críticas del presidente Albero Fernández por la atención de adultos mayores en la provincia de Buenos Aires, y afirmó que eso "está sucediendo desde hace un tiempo" y que es "un dato de la realidad".

"Eso ya está sucediendo desde hace un tiempo y consta en nuestros registros. El PAMI les da cobertura a sus afiliados y esto no habla de cómo está llevando las cuestiones ni la Ciudad ni la Provincia. Es innegable, es un dato de la realidad", sostuvo Cafiero.

De esa forma, la Casa Rosada volvió a lanzar un dardo hacia Rodríguez Larreta, con quien el Presidente venía teniendo una relación cordial, lo cual incluso estaba generado recelos en los sectores del kirchnerismo más duro. De hecho, la propia vicepresidenta Cristina Fernández se había adelantado al jefe de Estado con quejas a la Ciudad por la represión policial durante una marcha en homenaje a Santiago Maldonado.

Las palabras de Alberto generaron malestar en el gobierno de la Ciudad y, de hecho, salió a hablar el ministro de Salud porteño, Fernán Quiros, quien dijo que en CABA se prioriza "a las personas que tienen cobertura sólo pública, pero desde ya que el hospital es libre y gratuito para todos".

Quirós negó que los hospitales porteños tengan su capacidad saturada, y explicó que "es verdad que el PAMI hizo acuerdos con clínicas del conurbano, y que atiende gente en el conurbano".

Alberto Fernández había planteado que "los adultos mayores no tienen lugar donde atenderse en la Ciudad" y van a "atenderse en la Provincia" de Buenos Aires en medio de la pandemia.

"Publicamos todos los días la ocupación de camas. Tenemos 53% de camas ocupadas para atención general de Covid; 62% de camas de terapia intensiva ocupada y 54% de hoteles para pacientes leves", puntualizó Quirós.
Según analizó, "el hecho de que los pacientes se atiendan a un lado o al otro de la General Paz es habitual".

"Es más frecuente la gente que va de provincia a ciudad a atenderse, pero sucede todo el tiempo. Tenemos una cantidad importante de ciudadanos bonaerenses internados tanto en el sector privado como en el público", manifestó.

Sobre el caso concreto, detalló que "casi un tercio de los afiliados de PAMI de la ciudad de Buenos Aires se atienden, a partir de un convenio, en el sistema público de salud porteño", mientras que "los dos tercios restantes son atendidos en el sector privado, en clínicas y sanatorios ubicados tanto en la Ciudad como en el Conurbano".
"Es una situación habitual en la atención del PAMI, dentro de su autonomía", añadió Quirós por medio de un comunicado del ministerio de Salud porteño.