"No se puede negar que dentro del peronismo hay liderazgos importantes nacionales, provinciales y municipales, lo que está claro es que en la oposición no hay conducción", sostiene con una claridad meridiana, Fernando Navarro, quien advierte que "esa conducción hay que reconstruirla pero no desde las personas sino desde la política".

De esa manera, el dirigente del Movimiento Evita busca quitar del medio la exhibición de egos que por estos días han dejado en evidencia reconocidos líderes del justicialismo, algunos de ellos emigrados hacía otros sectores, lo que viene poniendo un freno a la tan ansiada unidad.

"Luego aparecerán los hombres y mujeres, que serán uno, dos o un grupo, quienes expresarán las ideas en un contexto electoral, pero primero hay que dar el debate escuchando a la gente, porque si no aprendemos de ellos, estamos en el horno", dijo. El encuentro de febrero que implicará un acercamiento impensado entre los sectores liderados por Cristina Fernández de Kirchner, Sergio Massa y Florencio Randazzo, fue confirmado a este diario por una fuente de Unidad Ciudadana, la cual prefirió el off.