El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aseguró hoy que su par nacional, Sabina Frederic, "no tiene facultades para revisar la pericia" de Gendarmería sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman pero "sí tiene que rever si para realizarla hubo presiones externas", al tiempo que la Justicia descartó pedir un nuevo peritaje.

Berni se expresó así en medio de la polémica que se generó luego de que la ministra nacional anunciara que eventualmente se revisará el peritaje realizado en 2017 por Gendarmería Nacional. Este estudio había concluido que el fiscal, hallado muerto en enero 2015 tras denunciar a la actual vicepresidenta Cristina Kirchner por encubrir el atentado a la AMIA a través del Memorándum con Irán, fue asesinado.

"Hay una mala interpretación en lo que puede haber dicho la ministra. No tiene facultades para revisar la pericia, lo que sí tiene que rever es si para realizar esa pericia hubo presiones externas", señaló Berni en declaraciones a la señal de noticias A24.

El ex secretario de Seguridad de la Nación apuntó así a la contradicción entre el primer estudio que realizó el Cuerpo Médico Forense, que no encontró evidencias de un homicidio, y el que realizó dos años después Gendarmería Nacional, cuando Patricia Bullrich era ministra de Seguridad.

En paralelo, trascendió que fuentes ligadas al caso afirmaron que el Ministerio de Seguridad no tiene facultades para revisar la pericia hecha por Gendarmería sino que solo puede intervenir si es convocado. Y agregaron que no se tiene previsto que la pericia sera revisada o hecha nuevamente.

Berni, por su parte, tomó distancia de las hipótesis formuladas por ambas pericias y afirmó: "No considero ni que lo mataron ni que se mató". "Hubo una investigación a cargo de (la fiscal Viviana) Fein. Dijeron que había sido mala, se la sacaron a Fein y estos cuatro años estuvo en la Justicia Federal. ¨¿Qué pruebas se sumaron en estos cuatro años?", agregó, en tono crítico con la tarea del fiscal federal Eduardo Taiano y el juez Julián Ercolini, que llevan adelante el caso.

Además, el funcionario, que era secretario de Seguridad de la Nación al momento de la muerte de Nisman, negó haber entrado al baño donde apareció el cuerpo del fiscal antes de que ingresara Viviana Fein y afirmó: "Las únicas personas que entraron al baño antes que la fiscal fueron el custodio y la madre de Nisman".

Por su parte, Taiano, afirmó en declaraciones a La Nación que no tiene "ningún plan de repetir el peritaje", y respecto de las declaraciones de Frederic aseguró que nadie del Gobierno lo contactó.

La polémica surgió luego de que la ministra afirmara que una vez que reemplace a la cúpula de Gendarmería Nacional quiere "revisar en colaboración con la Justicia" el peritaje hecho en 2017 por esa fuerza.

El primer estudio del Cuerpo Médico Forense no encontró evidencias de un asesinato e indicó que pese a la falta de presencia de pólvora en la mano del fiscal podía señalarse que se trató de un suicidio, dado que no había rastros en el departamento del fiscal sobre la posible presencia de otras personas ni de que el cuerpo hubiera sido movido.

Pero en 2017 un análisis multidisciplinario de una junta de especialistas realizado por Gendarmería indicó que había ketamina en el cuerpo de Nisman y que tenía golpes recientes: sobre la base de este peritaje la Justicia determinó que Nisman fue asesinado.