Apenas 72 horas después de la dura derrota de las PASO, el Gobierno apeló al populismo con un paquete de medidas económicas para aliviar el impacto de la crisis. Luego pedir disculpas a los votantes por la conferencia del lunes, el presidente Mauricio Macri buscó llevar un mensaje tranquilizador para los mercados, y por otro lado, con un claro objetivo de revertir el voto castigo del golpe electoral de la primera elección.

La Casa Rosada explicó que las medidas anunciadas por Macri “no tienen que ver con la campaña”. Así lo dijo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en una conferencia de prensa en la quinta de Olivos tras los anuncios. Si bien el Ejecutivo busca despegarse de cualquier intención electoralista, el paquete de medidas apunta a reconquistar a cierto electorado que le dio la espalda: la clase media y baja.

Un sector del macrismo cree posible revertir el resultado de las primarias donde Alberto Fernández logró una diferencia abrumadora de 15 puntos. “No bajar los brazos ni tirar la toalla”, es la lectura del oficialismo sobre las medidas que apuntan a evitar un mayor fuga de votantes.

El Gobierno no da por perdida la reelección. Se entusiasma con llegar a un balotaje si logra que el Frente de Todos baje entre 3 y 4 puntos, y Macri sume una cifra similar, lo que le permitirían acceder a una segunda vuelta. La mirada optimista viene del área de Marcos Peña, a cargo de la campaña. “Debería haber gente que le saque el voto y vaya para Mauricio Macri”, analizan en Balcarce 50.  Hay una mirada pesimista que cree que “es casi imposible” revertir el resultado negativo de las PASO.

Desde el ámbito político hubo un llamado a la oposición menos confrontativo. El Presidente había culpado al kirchnerismo por el drama financiero de las últimas horas. Ahora llama a “un diálogo que no debe tener límites”, según especificó Frigerio. Incluso agradeció que la oposición “está mostrando un compromiso con la gobernabilidad”.  “Macri está dispuesto a reunirse las veces que sea necesario para llegar a consensos”, insistió el funcionario.

Pese a que el Gobierno quiera desligar el anuncio de las medidas económicas con poner dinero en los bolsillos a los votantes antes de octubre, es claro el fin electoralista por los plazos en los que rigen las medidas: entre septiembre y octubre, o entre 60 y 90 días.

“Deben mejorar en algunas provincias que les fue mal”, dicen fuentes oficiales. La mirada está puesta en levantar el nivel de votantes en Buenos Aires, y mejorar los números en Córdoba y Santa Fe. Juntos para el Cambio perdió el domingo hasta en el distritos que gobierno desde hace cuatro años. Sólo logró triunfos en CABA y Córdoba.

Desde la oposición evalúan que algunas de las medidas son positivas, pero ven poco probable que el efecto económico llegue a la gente antes de octubre. “Hay medidas que son buenas como lo de ganancias, congelar combustibles, y tratar de poner plata en el bolsillo de la gente”, analiza un candidato de Consenso Federal. Sin embargo, considera que “el Presidente debe correrse de la candidatura” para no “ir hacia el precipicio”. 

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos