La ley de teletrabajo entrará en vigencia 90 días después de finalizado el aislamiento social. Mientras tanto, las críticas empresarias y la defensa de laboralistas y de ciertos sectores sindicales mantienen la polémica en alto voltaje. El empresario y conductor Mario Pergolini apuntó contra la norma y definió a los legisladores que la llevaron adelante como "un grupo de imbéciles" y acotó que "hacen todo lo posible para que la gente no dé trabajo".

Estos dichos pusieron a tono de epíteto las críticas que un vasto sector del empresariado dispara contra la ley, sobre todo en cuanto a la definición de "reversibilidad", léase la potestad que el trabajador con desempeño remoto tiene para regresar al ámbito específico de labor en cuanto lo considere y ante la negativa a dicha alternativa, accionar legalmente contra su empleador.

Las patronales enfatizaron que en medio de la crisis sanitaria, donde más del 47% del trabajo se realiza vía remota, la premura en sancionar la ley contrasta con la pérdida de puestos de trabajo que ya acarrea el Covid y lo que vendrá. Frente a esa tesitura, los legisladores que motorizaron su aprobación resaltan las características de la normativa, tal es el caso de Vanesa Siley desde el Congreso Nacional como de Omar Plaini desde la Legislatura bonaerense, ambos titulares de las comisiones de Trabajo.

"Es el piso del derecho que tienen todos los trabajadores, y la vigencia del convenio colectivo tiene vigencia en esta norma. Una ley tiene que aumentar derechos, no disminuirlos", sostuvo el canillita.

El laboralista Héctor Recalde por su parte consideró que estos aspectos no pueden quedar al arbitrio de los empleadores y precisó "la intervención del Estado favorece la protección de quien está trabajando". Sobre detalles puntuales y positivos Recalde consideró que se plantea una mejor conciliación entre la vida familiar y laboral como también establecer el derecho a la desconexión e igualdad de prerrogativas laborales, como también el cumplimiento efectivo del mismo horario laboral que los presenciales.

Nota paritaria al respecto del teletrabajo es que el sindicato de Choferes Particulares selló un acuerdo salarial por el 33%, en tres tramos, para conductores y aquellos administrativos "que teletrabajan". El convenio rige hasta junio de 2021.

El secretario académico de la carrera Relaciones del Trabajo ( UBA), Luis Roa, ponderó que el marco legal es "poner un límite a la discrecionalidad empresarial desde la protección de trabajadores y trabajadoras. Se trata de un piso de derechos y garantías, asignarle capacidad de generar o frustar la creación de empleos es la pretensión de algunos empresarios que en todo caso disfrazan su vocación de transitar el siglo XXI con reglas del Siglo XIX". "El empleo no lo generan la normativa laboral, sino la economía", enfatizó.