El Mauricio Macri afirmó hoy que "nunca dudamos de que la democracia es el mejor sistema que tenemos" al encabezar hoy un acto por los 40 años de la histórica visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ( CIDH) a la Argentina en plena dictadura militar.

El Presidente destacó "los esfuerzos" que el país ha hecho "para consolidar la democracia que lleva casi 36 años ininterrumpidos", además de remarcar que "los postulados de Memoria, Verdad y Justicia siguen perdurando como políticas de Estado" y asegurar que "vamos a seguir dándole batalla al terrorismo y vamos a repudiarlo siempre".

El homenaje se llevó a cabo a las 15:30 en la Residencia Presidencial de Olivos y contó con la participación de integrantes del organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

En 1979 los representantes de la CIDH visitaron la Argentina permanecieron dos semanas en el país y en esos días recorrieron centros clandestinos de detención y cárceles en varias provincias, así como también mantuvieron reuniones con el dictador Jorge Rafael Videla, entidades de derechos humanos y empresarios, entre otros, en lo que hoy se considera como el principio del fin de la última dictadura militar sufrida en la Argentina.

Asimismo, recibieron un total de 5.580 denuncias de secuestros y desapariciones, que sirvieron para visibilizar a nivel internacional los delitos de lesa humanidad que se cometían en la Argentina.

El mandatario lideró la ceremonia en los jardines de la residencia de Olivos, adonde asistieron como invitadas especiales Esmeralda Arosemena de Troitiño, presidenta de la  CIDH, y Graciela Fernández Meijide, quien formó parte de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP).

El homenaje recordó la visita de la  CIDH a la Argentina en 1979 por instrucción del entonces presidente estadounidense, Jimmy Carter, para recopilar denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en el gobierno militar y luego realizar un informe sobre la represión que se estaba ejecutando.

"Aquella visita de la  CIDH fue clave para salvar muchas vidas de personas que estaban detenidas clandestinamente, estamos celebrando 40 años de ese hecho histórico para este país y para toda la región", destacó en su discurso el jefe de Estado.

Macri remarcó que la misión del organismo "hechó luz sobre los años oscuros de nuestro país", y planteó que "hacia el exterior el informe de la  CIDH logró abrir los ojos del mundo sobre lo que estaba ocurriendo verdaderamente en la Argentina y también para romper el silencio de gran parte de la sociedad, producto del miedo".

A su vez, el Presidente destacó "los esfuerzos que la Argentina ha hecho para consolidar la democracia que lleva casi 36 años initerrumpidos" y enfatizó que "los postulados de Memoria, Verdad y Justicia siguen perdurando como políticas de Estado".

"Si bien tuvimos altibajos, nunca dudamos de que la democracia es el mejor sistema que tenemos", sostuvo Macri, quien agregó: "Necesitamos seguir consolidando nuestra democracia, trabajando en una Argentina con derechos humanos mirando al siglo XXI. Debemos abocarnos a los derechos económicos, al acceso a la cultura, a la informacion transparente".

Recordó especialmente a Patricia Derian, ex subsecretaria de Derechos Humanos durante la gestión del ex presidente Jimmy Carter, al señalar que la funcionaria norteamericana "jugó un papel clave al impulsar la histórica visita" del organismo al país.

En ese sentido, dijo que, además, "prestó testimonio en el Juicio a las Juntas" de 1985 y sostuvo que "fue una mujer muy valiente que no se quedó callada y que luchó por nosotros".

El primer mandatario destacó la cooperación de los Estados Unidos, que durante su gestión presidencial entregó archivos desclasificados sobre la dictadura militar argentina que contribuyeron a "saber más sobre cómo operó el terrorismo de Estado en nuestro país" y sostuvo que desde el Estado "vamos a seguir dándole batalla al terrorismo y vamos a repudiarlo siempre".

"Vivimos en un mundo que no está exento de amenazas y que demanda de respuestas cooperativas para hacerle frente. Por eso en estos años nos hemos unido con nuestros socios de la región y del mundo para cooperar en esta lucha. Los argentinos queremos vivir en paz, respetando al que piensa distinto y abrazando esa diversidad que nos caracteriza", sostuvo.

De la ceremonia participaron también los ministros de Justicia, Germán Garavano, y de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, además del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

Durante el acto, el Presidente descubrió además una placa alusiva a la visita de la  CIDH de 1979, que será situada en el Archivo Nacional de la Memoria que funciona en la ex ESMA.