La diputada nacional Graciela Ocaña (Cambiemos) descartó que el ex vicepresidente Amado Boudou sea un preso político y lo consideró “un delincuente que tiene que estar preso”, ya que es parte responsable del “saqueo de la Argentina”.

En declaraciones a radio La Red, Ocaña señaló: “Boudou bajo ningún concepto es un preso político, es un delincuente que tiene que estar preso”.

La diputada afirmó que había sido detenido “por obstruir a la justicia” y criticó la excarcelación concedida el viernes último por la Cámara Federal porteña en las causas penales en las que el ex vicepresidente del kirchnerismo está acusado por delitos como lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

"Creo que no es buena la resolución de la Cámara Federal, espero que se apele y que la Cámara de Casación vuelva a detener a Boudou y a (su socio José María) Nuñez Carmona, porque creo que son responsables del saqueo de la Argentina, en gran parte”, apuntó. 

Para la diputada del oficialismo este verano hubo novedades en la causa (entre las que mencionó que un involucrado se acogió a la figura del arrepentido) y eso hizo que “el juez tenga que tomar una serie de medidas” que demoraron sus definiciones. Para la diputada eso explica que hasta ahora no haya dictado ni el procesamiento ni la falta de mérito del ex funcionario.

"Está claro que ha tenido un enriquecimiento indebido”, consideró Ocaña, que opinó que “el haber detenido a Boudou hizo que aparecieran arrepentidos” y consideró que eso va a ayudar a que se esclarezca esta causa y otras donde se lo investiga.