Dos plazas. Dos actos. Una transición. La grieta. La Plaza de Mayo marcará las diferencias entre la gestión de Mauricio Macri y Alberto Fernández. Ambos esperan convocar a una multitud de seguidores. El 7 de diciembre, tres días antes del traspaso de mando, el Presidente tendrá un acto de despedida frente a la Casa Rosada. El Gobierno saliente quiere dejar una imagen con impronta política. El mensaje será de agradecimiento por el apoyo obtenido en las urnas el 27 de octubre cuando logró cosechar el 40 por ciento. 72 horas después, la dupla Fernández- Fernández saldrá al mítico balcón de Balcarce 50 a escuchar la aclamación de los militantes. La Plaza de Mayo tiene un simbolismo especial por la misma historia argentina. Los bombardeos, los discursos de Perón, la vuelta de la Democracia con Alfonsín, la crisis social de 2001, las marchas de las Madres, los 24 de marzo, las protestas.

La campaña del "Sí, se puede", más la remontada en las urnas, lo ubicó a Macri como el futuro líder de la oposición. Un lugar del que se había desacostumbrado en los cuatro años que manejó el poder, pero en el que le costará poco readaptarse. En su última aparición en las redes sociales usó un tono de confrontación. Insistió con las críticas al kirchnerismo, a quienes le recriminó que "no insistan con las políticas que no funcionaron, nos excluyeron del mundo, nos retrasaron y nos dividieron".

El macrismo ya se paró como opositor, aunque está terminando el mandato con serios problemas internos en la alianza. Juntos por el Cambio es un conglomerado de múltiples partidos. El PRO, la Coalición Cívica, los rebeldes radicales y el llamado peronismo federal de Miguel Angel Pichetto. Macri tiene que lograr mantener a todos los sectores unidos por al menos dos años, cuando deberán a acudir nuevamente a las urnas.

Desde el Gobierno buscan resaltar que Macri "será el primer presidente no peronista" en terminar un mandato desde la irrupción del justicialismo. Cambiemos empieza a diseñar un espacio para ganar terreno pensado en las elecciones legislativas de 2021 y que le abra la puerta para instalarse en las presidenciales de 2023.

"Voy a ayudar a coordinar la oposición", reconoció el jefe de Estado el viernes en la charla con los seguidores de Instagram al hablar sobre el futuro político. Hasta antes de las elecciones, muchos sectores daban por terminada la carrera política de Macri, pero el 40% de argentinos lo apoyó y eso lo ubicó otra vez en el ruedo electoral.

El peronismo también prepara su plaza. Una gran manifestación recibirá a Alberto y Cristina el día de la asunción. El 9 de diciembre de 2015, la futura vicepresidenta se despedía del poder para dejarlo en manos del macrismo con un fuerte apoyo popular. ¿El 7-D y el 10-D marcarán la profundización de la grieta?

Más notas de

Natalia Vaccarezza

Día clave para el Gobierno de Alberto Fernández

Día clave para el Gobierno de Alberto Fernández

Cómo será la segunda reunión del consejo contra el hambre

Tinelli participó de la mesa contra el hambre

Gobernadores radicales apoyan suspensión del pacto fiscal

Agenda doble de Alberto: pacto fiscal y acto en Smata

Alberto Fernández definió su rutina: tendrá una agenda al día sin reuniones de gabinete

Alberto apelará a los hombres de confianza

Juras, festival popular y discursos en una transición resuelta sin conflictos

Juras, festival popular y discursos

El "no rotundo" de Lavagna tacha otro nombre en la lista para Economía

El "no rotundo" de Lavagna tacha otro nombre para Economía

Macri prepara su plan 2021, con De Andreis de armador

Fernando De Andreis

Macri prometió aportar a través de "una oposición constructiva y responsable"

Relajado, Macri inauguró la estación Sáenz del Belgrano Sur

Oficialismo y oposición trocan roles con actos en Plaza de Mayo

Macri piensa en cómo mantener unido a Cambiemos pensando en 2021

Fernández decidió recibir la banda en el Congreso y terminó la novela del traspaso

Fernández y Macri el 28 de octubre en la Casa Rosada, en el único encuentro que mantuvieron desde entonces