Dirigentes y militantes de la organización social Barrios de Pie-Libres del Sur volvieron a instalar ayer más de 2.000 ollas populares en distintos puntos del país y a reclamar que "los gobiernos redoblen los esfuerzos en asistencia alimentaria, sanitaria y artículos de limpieza" para enfrentar la pandemia de coronavirus.

"Lo que estamos planteando fundamentalmente es que los alimentos y la asistencia sanitaria lleguen a los distintos comedores y merenderos de todo el país, donde estamos teniendo serias dificultades para que sea una asistencia regular, tanto del Gobierno como de las provincias", expresó la coordinadora nacional de Barrios de Pie-Libres del Sur, Silvia Saravia.

En ese marco, consignó que la jornada solidaria "comenzó muy temprano en las distintas provincias con la organización de las ollas populares", y subrayó que "estas actividades forman parte de las juntas barriales que se han conformado frente a los aspectos críticos de esta cuarentena".

"Hay distintos puntos del país en donde no llegan los alimentos a las bocas de asistencia, está demorada la entrega o las faltas de atención de los gobiernos provinciales y municipales es grave para poder asistir a la demanda social que se incrementa día a día por la pandemia", aseveró Saravia.

De acuerdo con lo señalado por la dirigente social, "el Gobierno ha realizado las entregas de alimentos", pero "lo que ocurre es que la necesidad es muy grande, aumentan las familias necesitadas y no se da abasto para enfrentar las urgencias.

Entre los lugares en los que se dan las situaciones más críticas, Saravia mencionó a "Santiago del Estero, Neuquén, Chubut, Mendoza, Salta, Tucumán y distintos municipios de la provincia de Buenos Aires".

Además, aseguró que su organización está "trabajando a tope" con sus comedores y merenderos, e insistió en que "hace varios días que las ollas populares se multiplican en los barrios, por lo cual hace falta aumentar la cantidad de alimentos y artículos de limpieza".