El ministro de Defensa, Agustín Rossi, y el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, supervisaron el operativo sanitario en las localidades del norte de esa provincia, donde en las últimas semanas se registró la muerte de al menos seis chicos por desnutrición. Rossi y Sáenz se encontraron en el aeródromo de Tartagal, desde donde partieron en una recorrida para verificar el despliegue del personal de Ejército, del Ministerio de Desarrollo Social y del gobierno provincial, quienes distribuyen agua potable, alimentos y medicamentos.Es una situación difícil”, afirmó Rossi en diálogo con medios locales. “La tarea del Ejército aquí es muy valiosa, en principio con la distribución de agua a través de las plantas potabilizadoras para lograr un normal abastecimiento”, destacó.