El verano caliente que marca el termómetro se replica en las negociaciones políticas. Cambiemos ya cerró filas para poder avanzar en la estrategia de triple reelección para el presidente Mauricio Macri, la gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en los principales puestos de gobierno. Después de haber colocado en escena la opción de desdoblamiento, las apuestas se reducen ahora a una mínima chance de que no se vote unificado en octubre.

Ante ese frente compacto que está terminando de sellar Cambiemos para las elecciones, el peronismo se esfuerza por alcanzar la unidad de todas las franquicias partidarias. Lo hizo en San Juan, donde el gobernador Sergio Uñac irá por su reelección y están cerrando acuerdos en La Pampa, Neuquén y en Tucumán, a pesar de las sonadas diferencias que tuvieron en esta provincia el gobernador Juan Manzur y su antecesor, José Alperovich.

La fragmentación es hoy por hoy, el principal activo político para los adversarios.