Varias organizaciones de Derechos Humanos y Paz repudiaron la "persecución política" sufrida por el ex canciller Héctor Timerman, quien se encuentra detenido con prisión domiciliaria en la Ciudad de Buenos Aires y señalaron que se trata de "un proceso judicial claramente viciado, e impulsado por quienes pretenden escarmentar a los funcionarios del gobierno anterior.

"El proceso judicial del que es víctima el ex canciller de la República Argentina se caracteriza por una serie de aberraciones probatorias que convierten al sumario judicial en un indudable escándalo internacional. Dos de los últimos sucesos procesales, confirman la existencia de un innegable prejuzgamiento: la denegación del juez Bonadío a recibir el testimonio del ex titular de Interpol - Robert Noble, quien ha negado reiteradamente la imputación que pesa contra el ex-canciller Timerman-, y la malversación cronológica de las comunicaciones de este último, hablan a las claras de una incuestionable prevaricación ejercida por el magistrado, quien se encuentra respaldado por el actual gobierno de Mauricio Macri", dijeron.

Entre las organizaciones firmantes se encuentra Osim Shalom, CAPI y Jihalin que remarcaron que el ex canciller está detenido solo porque se quiere "castigar a los funcionarios del gobierno anterior, comprometidos en llegar a la verdad sobre el atentado a la AMIA., una causa criminal que ya lleva mas de 23 años de impunidad".