El oficialismo tanto en las esferas políticas como en las gremiales asoma con la intención de morigerar o disimular la beligerancia interna en el Frente de Todos. A algunos gestos de los últimos días se sumaron las palabras del triunviro cegetista Pablo Moyano. El Camionero respaldó la gestión del ministro de Economía, Martín Guzmán, al señalar que "no hay un plan de ajuste hacia los trabajadores" acotando que desde Azopardo harán "todo lo posible para que haya unidad" dentro del FDT.

"Guzmán nos prometió en la CGT, al igual que Alberto, que no iba a haber ajuste y hoy no veo que haya un plan de ajuste hacia los trabajadores", afirmó el sindicalista. Sobre la tarea del ministro de Economía, Moyano en diálogo con Futurock ejemplificó "¡hay que sentarse con el FMI y con los empresarios que no son solidarios!".

Todos versus Todos

En cuanto a la interna del oficialismo, que también tiene su capítulo cegetista Moyano sostuvo que van a realizar un "esfuerzo por recomponer la situación. Es el único sector político que le puede dar respuesta en este momento difícil que viven los trabajadores. Si no hay unidad nos iremos a una gran PASO”, pronosticó en torno a 2023 y las elecciones presidenciales.

En el mismo foco el sindicalista evaluó que “un regreso de la derecha al poder sería para completar lo que no pudieron hacer desde 2015 a 2019 y a arrasar con todos los derechos de los trabajadores. La oposición es una bolsa de gatos. Cachivaches que salen a criticar cada medida del gobierno como perritos falderos por TN y La Nación", subrayó. Consultado sobre la dinámica salarial Moyano sostuvo que la inflación “está comiéndole parte del salario al trabajador y los mayores responsables de lo que está pasando son los empresarios".

"Falta solidaridad del empresariado argentino que en estos momentos difíciles sigue remarcando los precios. Siguen ganando como lo ha hecho durante la pandemia. Cuando hoy los trabajadores están sufriendo esos aumentos, el empresariado mira para el otro lado", lamentó.