El secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, aseguró hoy que la pandemia de coronavirus impone "un cambio sustancial del orden mundial existente" y obligará a discutir la opción "neoliberalismo o Estado presente", por lo que consideró que "el sistema financiero debe ser un servicio público".

Al exponer en la Conferencia sobre la Pandemia de UNI Finanzas, el sindicato global de los trabajadores de finanzas y seguros, Palazzo afirmó que "sin dudas la pandemia nos pone en la antesala de un cambio sustancial del orden mundial existente o persistir en el error; para ello, es necesario actuar".

"Neoliberalismo versus Estado presente será la gran discusión que nos debe la política para los tiempos durante y post crisis coronavirus; los ciudadanos no podemos estar alejados de ese debate", agregó el dirigente, para quien "de ello depende el mundo que le vamos a ofrecer a las generaciones venideras".

En materia financiera, citó a Arturo Jauretche: "El que maneja el crédito, maneja y orienta la economía de un país; quien maneja el crédito, maneja más moneda que el que la emite; quien maneja el crédito, maneja más el comercio exterior que él que compra o el que vende; quien maneja el crédito, maneja las formas de producción", según reprodujo la agencia de noticias Telam.

"Por ello, el sistema financiero debe ser un servicio público y la atención humana del mismo un servicio imprescindible", completó.

En su exposición, Palazzo señaló que "el modelo capitalista pergeñado por el neoliberalismo como expresión política ha demostrado que no tiene respuestas para enfrentar una pandemia proponiendo sólo la disyuntiva de elegir entre cuidar la salud y la vida o hacer funcionar la economía".

En este contexto, aseguró, "resulta central la discusión desde qué lugar se transita y desde qué lugar se sale de esta crisis sanitaria, que se convertirá inexorablemente en crisis económica, social y política".

"Si se pretende salir desde la lógica neoliberal, el desastre será aún mayor que el generado por la propia pandemia", evaluó.

Los efectos de la pandemia de la Covid-19 afectan "de manera más sensible a los que menos tienen, no sólo en materia de salud sino también en lo referido a la cuestión económica".

En ese sentido, detalló: "Establecer el aislamiento obligatorio y la paralización de importantes sectores de la actividad económica implica afectar los limitados ingresos de los trabajadores sin empleo o de empleo informal, que no acceden a licencias pagas, y sin gremio que los represente".

"Esto implica una profundización de la desigualdad, excepto que la tarea del Estado revierta la situación", advirtió.

Por ello, reafirmó, "es hora de discutir seriamente el rol del estado como ordenador y regulador de una sociedad para que en ella sus habitantes puedan mejorar su calidad de vida, tener empleo, salarios y condiciones de trabajo dignas".