"El dólar tiene que valer lo que disponga el Gobierno", afirmó el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, quien aseguró también que si gana las elecciones no pondrá techo a las paritarias y que está dispuesto a revisar el sistema de coparticipación si se da fruto de un gran acuerdo.

En el marco de una gira que realiza por Mendoza hoy y mañana, Fernández brindó una conferencia de prensa en el Hotel Intercontinental de la capital provincial junto a la candidata a gobernadora de su espacio, Anabel Fernández Sagasti.

Fernández Sagasti, una joven abogada que de la mano de La Cámpora fue diputada nacional y ahora senadora, es una de las dirigentes predilectas de Cristina Fernández de Kirchner, quien la respaldó personalmente en la interna del peronismo mendocino, donde se impuso en junio pasado sobre el intendente justicialista de Maipú, Alejandro Bermejo.

La colega de la ex presidenta en la Cámara alta quedó bien posicionada para enfrentar el 29 de septiembre al radical Rodolfo Suárez, el candidato que apoya el gobernador Alfredo Cornejo para sucederlo y que resultó ser el más votado en las primarias locales.

Alberto Fernández está en Mendoza para apuntalar su postulación a gobernadora de la provincia cuyana y fue en ese marco que dio una conferencia de prensa con los medios locales.

El ex jefe de gabinete aclaró que cuando, la semana pasada, dijo que el dólar estaba bien a 60 pesos, había salido a hablar "para calmar a los mercados" porque "el Gobierno no lo había hecho". Y que ese tipo de cambio se lo había sugerido Emmanuel Álvarez Agis, uno de sus referentes económicos.

En ese sentido, consideró que ese momento "ya pasó" y que la divisa estadounidense "debe valer lo que disponga el Gobierno". Aun así, reclamo al oficialismo que en este punto actúe "con reponsabilidad", sobre todo en relación a la "liquidación de reservas", y pidió que el precio del dólar sea "competitivo" para las exportaciones.

Además, consideró que "las paritarias no tienen que tener techo" ya que "son un problema de los empresarios y de los trabajadores" y que "si ellos se ponen de acuerdo, el Estado no tiene nada que hacer al respecto".

En el marco del reclamo de los gobernadores al Gobierno por la eliminación del IVA de la canasta alimentaria, Fernández también se mostró abierto a revisar el sistema de coparticipación si es electo jefe de Estado, siempre y cuando se trate de "una decisión conjunta". A este respecto, afirmó que quiere que el suyo sea un gobierno "de un Presidente y 24 gobernadores".

En la misma sintonía, admitió que le dijo a Mauricio Macri, en su charla telefónica del lunes, que "lo que hizo con el IVA, sin consultar, es peligroso", ya que hay que ver "cómo se hace porque muchos sí podemos pagar" este impuesto. Y volvió a tildar a la medida oficial de "netamente electoralista".

Además, el candidato afirmó que si llega al poder "revisará" las actuales retenciones a la industria y que en su primer día de gobierno "desdolarizará" las tarifas energéticas.

Por último, dijo que sus visitas a Lula Da Silva "no son una provocación" al gobierno de Brasil, pero reconoció que cuando criticó a Jair Bolsonaro cayó en la lógica del mandatario vecino y que eso "no volverá a suceder" porque ambos países "no pueden estar disociados".

Mañana, Fernández se trasladará al sur de la provincia, con eje en la ciudad de San Rafael, donde a las 11 proporcionará una segunda ronda de prensa en el hotel Tower.