El presidente Alberto Fernández remarcó que las retenciones son el mejor instrumento para evitar altos precios en los alimentos en el mercado interno frente a valores de exportación que no paran de crecer por la guerra. Sin embargo, aclaró que sólo el Congreso puede votar aumentarlas, y que, mientras tanto, apuesta al impuesto a la "renta inesperada".

"El instrumento con el cual se desacopla el precio interno del externo más fácilmente son las retenciones, objetivamente. Las retenciones son un tema legislativo, y necesitaría que el Congreso acompañe, llegado el caso, una decisión de esa naturaleza. No son políticas del Presidente", afirmó Fernández en una entrevista con Radio Con Vos.

Fernández busca en diálogo con los distintos sectores un mecanismo "para que internamente los precios de los alimentos no suban como los precios internacionales", porque gran parte de la producción en Argentina se hace en pesos, y "los fertilizantes no aumentaron tanto como el precio externo", ejemplificó.

Durante su viaje a Europa, Fernández aseguró que buscó advertir a los líderes del G7 y la Unión Europea que con la guerra "están haciendo un daño incalculable en el sur del mundo, en África, en América Latina", y alertó: "Nos encaminamos a un tiempo de grandes hambrunas si no paran esto. Parar esto es parar el fuego, recuperar la paz y producir alimentos para todo el mundo".

¿Esto desembocará en una suba de retenciones para el sector agropecuario? El Presidente sostuvo que la guerra "repercute en Argentina, porque el precio del trigo sube mucho y tenemos un serio problema para desacoplar el precio interno del externo".

"Eso que llamamos con Martín (Guzmán) 'renta inesperada' tiene que ver con que de repente pasa algo en el mundo y alguien empieza a ganar mucho más de lo que tenía pensado ganar. Allí se produce una riqueza inesperada —no ilegal, inesperada—, que nosotros pedimos que se redistribuya de otro modo", explicó.

El mandatario señaló la necesidad de "hacer algo para que los alimentos en Argentina recuperen su precio interno, más allá de lo que cueste el precio de exportación": "El modo son las retenciones", concluyó.

"El campo enseguida interpreta que esto es una medida en contra de ellos. Tenemos una historia con las retenciones muy difícil, conocida por todos. En materia de carne y alimentos en general, este conflicto internacional va a llevar a la suba generalizada de precios simplemente por faltante", remarcó.

Fernández criticó a los sectores opositores que hicieron un "tractorazo" en protesta contra el impuesto a la renta inesperada, que "no va a pagar ningún chacarero", sino personas jurídicas, advirtió. "Ellos hacen política con esto y olvidan toda racionalidad sobre el tema. Su voto es imprescindible para hacer una modificación de esta naturaleza", agregó.

En la Plaza de Mayo, cuestionó, había "chacareros en tractor, a los que nunca les iba a tocar eso, pero los que estaban subidos a los tractores sacándose fotos eran los opositores".

Por otro lado, atribuyó la demora en la puesta en marcha del Fondo Estabilizador del Trigo a la resistencia del sector privado, quienes, dijo, "dilatan el tema y están dilatando mucho". El fideicomiso del trigo permitirá ofrecer a la industria harina a precios subsidiados, desacoplados de los valores internacionales, que están signados por el impacto de la guerra en Ucrania, afirmó.