Rodeado por Axel Kicillof, gobernador bonaerense, y varios intendentes del Conurbano Sur, el Presidente, Alberto Fernández aseguró que “la primera víctima de la delincuencia es el ciudadano más humilde, el que transita las calles, el que camina a su trabajo, a la escuela”.

Comenzó el discurso al celebrar el Día de la Democracia y recordar el cumpleaños de Diego Maradona, para luego referirse al tema seguridad: “Lo que debe garantizar un estado de derecho es que se pueda circular sin riesgo de ser asaltados ni miedo”, consideró.

Fernández sostuvo que “los móviles circulen o poner más cámaras es advertir que el estado de derecho los está vigilando” en referencia a los que delinquen, y que el Estado “debe prevenir de muchos modos”.

Tras un discurso donde Kicillof criticó el estado de las cárceles al comenzar su mandato, el Presidente sostuvo que es importante otorgar “condiciones dignas de encierro para que el que salga no vuelva al mismo lugar que estuvo cuando delinquió”.

“La pena es un castigo irremediablemente porque no hay nada más terrible que perder la libertad, pero peor es perder la libertad para reincidir”, consideró Fernández en el marco del Programa de Fortalecimiento de la Seguridad para la Provincia de Buenos Aires en Lomas de Zamora

El Presidente también afirmó que “cuando se invierte en seguridad, se invierte en los que menos tienen”, y que hay que “juzgar rápidamente” a quienes delinquen pero que “al salir tengan una oportunidad ,todo esto hace que la Argentina tenga un mejor estado de derecho” indicó.

En el acto también participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, el ministro del Interior, Eduardo De Pedro,  el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni.