Tras la reunión del Gobierno con el directorio de Vicentin, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, remarcó hoy que "el instrumento para que la Argentina no pierda la empresa es la expropiación" luego de que se ratificara la decisión de intervenir la cerealera y se ampliaran las opciones para concretar el rescate de la empresa.

En línea con las palabras del presidente, Alberto Fernández, durante el anuncio de la intención de estatizar la companía, Basterra consideró que la intervención es "una decisión política estratégica" en tanto que advirtió que el objetivo es "buscar caminos para que la empresa no se transnacionalice" ya que Vicentin "es muy relevante para la economía argentina".

Señaló que grupos extranjeros tienen el 40% de las acreencias de la agroexportadora, y destacó que lo que anima al Gobierno "no es animaversión contra la empresa" sino que, "todo lo contrario, es el rescate de una empresa".


El CEO de Vicentin, Sergio Nardelli, dejó clara la postura de la empresa antes de entrar a la reunión de este jueves en la Quinta presidencial de Olivos cuando resaltó que "la salida es por el sector privado".

Por otro lado, Basterra negó un supuesto avance del Poder Ejecutivo sobre el Poder Judicial en este tema, y remarcó que la intervención a Vicentin "es una decisión política estratégica" y que "el instrumento para que la Argentina no pierda la empresa es la expropiación".

También, aclaró que "ésta es una situación excepcional en un mercado donde hay muy pocos actores", y señaló que el fracaso económico de la empresa, que acumula una deuda de US$ 1.500 millones, "está vinculado con la especulación financiera".

Por último, ratificó que los directivos de Vicentin se reunirán hoy con el interventor Gabriel Delgado, con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y con autoridades de YPF.