El jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero, reconoció el "diálogo político" que hubo en los primeros meses de la pandemia, pero remarcó que, luego de apoyar al Gobierno en ciertos aspectos, la oposición "buscó tratar de obtener un rédito electoral con la salud de los argentinos". Además, afirmó que la deuda que dejó la presidencia de Mauricio Macri es "un cepo al desarrollo económico de nuestro país".

Con respecto al discurso del presidente Alberto Fernández durante la apertura de sesiones ordinarias 2021 este lunes, consideró: "Creo que no hay un discurso anti-grieta ni pro-grieta; lo que el Presidente hizo fue poner en valor lo que logramos como país durante el año de la pandemia, con referencia al acompañamiento de sectores de la oposición y de sectores empresarios, así como al trabajo articulado con los gobernadores".

"Creo que hay un reconocimiento al diálogo político que se promovió durante el año pasado, acompañado durante un tiempo por gran parte de la oposición; y que luego se empezó a abandonar, con un sector de la oposición que radicalizó su visión sobre las medidas sanitarias, negó a la ciencia y buscó tratar de obtener un rédito electoral con la salud de los argentinos", sostuvo, en una entrevista con Radio Continental.

Reforma del Poder Judicial

Sobre las propuestas y anuncios que hizo el mandatario ante la Asamblea Legislativa, entre los cuales se incluye una reforma del Poder Judicial, analizó que "se trata de volver a ordenar las prioridades de Gobierno, poniendo en el centro la cuestión sanitaria, la económica, pero también transformaciones que tienen que ver con mejorar la calidad institucional de nuestro país", sostuvo en declaraciones a Radio 10.

"El presidente planteó avanzar con proyectos, que luego se discuten en la Cámara; salvo que la oposición decida que no se debe discutir más ningún tipo de reforma o de ley", lanzó.

La deuda externa

"Acá se fugaron 45 mil millones de dólares, que vamos a tener que pagar entre todos los argentinos y argentinas. Una deuda que nos dejó Macri, que es un cepo al desarrollo económico de nuestro país", planteó Cafiero con respecto a la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En este sentido, el funcionario resaltó que "el presidente ayer remarcó que fue necesario el acompañamiento de todo el arco político para la reestructuración de la deuda y la gestión de la pandemia", pero subrayó: "Todavía estamos lidiando con una pandemia y con una deuda abismal que nos dejó el presidente anterior”.

"El endeudamiento de nuestro país implica que el Estado tenga que ir juntando esa plata para pagar la deuda y esa plata si va ahí, no va otro lado".

Al mismo tiempo destacó: “Lo que hizo el presidente fue poner una ley para que cualquier endeudamiento para adelante tenga que pasar por el Congreso de la Nación. Si no fijamos un hilo conductor el análisis es incompleto. No es mirar para atrás o tirarle la pelota al otro, es realmente definir cuáles son los problemas estructurales de la Argentina”.

De acuerdo a Cafiero, "a partir de la reestructuración de la deuda del año pasado" se pudo "recuperar capacidad fiscal, haciendo que la Argentina, en vez de tener que pagar casi dos puntos de su PBI a los acreedores, lo ponga en presupuesto de obra pública e infraestructura".

“Eso implica las mil obras que tenemos hoy en marcha” ejemplificó. “Es más trabajo, no solo por el empleo directo que genera, sino porque ese asalariado después consume en el mercado del barrio, y así se empieza a generar la rueda”.