Las repercusiones de la carta enviada por la presidenta de Madres de Plaza de MayoHebe de Bonafini, al presidente Alberto Fernández en la que cuestionó los encuentros que mantuvo con empresarios y la oposición, volvió a mostrar las diferencias entre los organismos de derechos humanos.

Para la referenta de Madres de Plaza de Mayo Línea fundadora Nora Cortiñas, mientras no se convoquen a "militares genocidas", el límite no sobrepasa lo permitido, en tanto que para Taty Almeida, miembro de la misma organización, calificó al mensaje de "lamentable".

Cortiñas sostuvo este miércoles que existe "un límite claro que es sentarse en una mesa con los militares genocidas" pero que, "salvo eso", el Presidente puede "sentarse con quien quiera".

En este sentido, la referente de DD.HH. no acompañó el planteo de Bonafini, aunque alertó que "existen ministros que participaron en asesinatos".

"Yo no sé quiénes estuvieron en esa reunión pero puedo decir que hay ministros que participaron en asesinatos y no pasaron por la justicia el día después de (Maximiliano) Kosteki y (Darío) Santillán", señaló en relación al mininstro de Relaciones Exteriores y Culto, Felipe Solá. 

Por su parte, Almeida sostuvo que el mensaje enviado por Bonafini fue una "vergüenza" y "una falta de respeto".

"Me parece injusta y lamentable la carta que le escribió al Presidente, es una falta de respeto y de una ignorancia total", fustió Almeida a la agencia Télam.

Taty Almeida respaldó al presidente Alberto Fernández

"Alberto le contestó a Hebe, pero, en realidad, con la respuesta a ella lo hizo a muchos que están poniendo piedras en el camino", cuestionó la referente de derechos humanos.

"Es una vergüenza que haya dicho eso porque el Presidente ha recibido y sigue recibiendo a los empresarios, a los sindicalistas y a los trabajadores. Lo hace desde el primer día de su gestión y lo seguirá haciendo",indicó Almeida para luego añadir que "hay que tener mucho cuidado con lo que se dice".

La emisiva enviada este martes por la presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, cuestionó las reuniones que mantuvo el mandatario con grupos de empresarios, y referentes políticos de la oposición.

"Sentó en su mesa a todos los que explotan a nuestros trabajadores y trabajadoras, y a los que saquearon al país", lamentó Bonafini. 

Sobre esta línea, remarcaron que "lo más grave de todo" es que se juntó con "los que secuestraron a muchos de nuestros hijos e hijas que luchaban por una Patria liberada".

En respuesta, Alberto Fernández focalizó las iniciativas en el marco "creer en el diálogo para poder avanzar".

"Sé que lo que ustedes me expresan lo hacen desde el afecto recíproco que nos tenemos", inció la carta el jefe de Estado.