El Sindicato La Fraternidad (LF) que tutela a los maquinistas y lidera Omar Maturano amplió sus denuncias por la ocupación de tierras en zonas de maniobras ferroviarias del ramal Mitre en la localidad de Victoria. Para el dirigente que también integra la cúpula de los sindicatos del transporte agrupados en la CATT "esos predios fueron y son tomados por políticos comunales o provinciales para intereses ajenos a la logística del tren".

Semanas atrás y como publicó este diario La Fraternidad había comunicado que activaría un paro por la ocupación del sector de maniobras en la estación Victoria. Dicha zona es estratégica para los servicios que se ofrecen en el ramal Retiro-Tigre y Victoria-Capilla del Señor de la Línea Mitre. "Esa logística ferroviaria procura ser desmantelada. No es casual que mientras se estudia la posibilidad de proyectar un circuito para el tren entre La Plata y Campana, por la ruta 6, se ocupen las vías de las playas de Victoria”, dijo Maturano a la agencia Télam. 

Para el titular de los maquinistas el escenario de hoy, agravado por la crisis del Covid, ofrece una muestra “de la situación sufrida durante muchos años por la industria ferroviaria y el país. La ocupación ilegal de tierras para el asentamiento precario es consecuencia del déficit habitacional que sufre la Argentina desde la desaparición del Estado de bienestar construido en las décadas del '40 y '50. Y las causas son las que la genera es la política neoliberal aplicada desde 1955 con el achicamiento del mercado interno y la industria nacional, lo que desplazó del sector productivo a millones hacia la indigencia", sostuvo Maturano.

Según dirigente, en el contexto de la actual emergencia hay quienes "se aprovechan para realizar viles negocios", y aseguró que ningún ferroviario olvida que "los asentamientos sobre las vías en Retiro tuvieron y siguen teniendo por objeto que el tren no llegue a puerto, beneficiando a firmas del autotransporte".  La Fraternidad y la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) consideran que en el país hay tierras urbanas y rurales “suficientes para que todas las familias tengan una vivienda, y miles de espacios fiscales con esa capacidad, por lo que no se explica "por qué la toma de tierras ferroviarias".