La presidenta del PRO y exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, consideró que el gobierno nacional “podría haberle dado” las Islas Malvinas al laboratorio norteamericano Pfizer para asegurarse la provisión de vacunas de la farmacéutica. La expresión generó rechazos desde el oficialismo e incluso desde ciertos sectores opositores. La referente de Juntos por el Cambio (JxC) luego salió a aclarar sus dichos. 

El mismo día que el Gobierno anunció que retomó las negociaciones con Pfizer, Bullrich fue consultada por periodistas del canal La Nación+ sobre las supuestas garantías que la compañía le había solicitado a nuestro país a cambio de las inyecciones contra el coronavirus: "Pfizer no pidió cambio a la ley, lo único que pidió fue un seguro de caución, como se lo pidió a todos los países del mundo, que es algo razonable", evaluó la ex funcionaria. 

Inmediatamente después, la exministra de Mauricio Macri planteó que Pfizer "no pidió los hielos continentales", aunque añadió que "las Islas Malvinas se la podríamos haber dado". La referencia a los glaciares remite a las acusaciones del asesor médico del gobierno de la provincia de Buenos Aires, Jorge Rachid, hacia la farmacéutica y sus supuestas cláusulas extorsivas. 

El médico había asegurado que Pfizer había pedido "una ley con garantías, con bienes inembargables cómo son los glaciares, y permisos de pesca".

"Cuando digo los glaciares no es casual, porque hace dos semanas el agua dulce comenzó a cotizar en Wall Street. No nos olvidemos de que el dueño de Pfizer es el fondo Blackrock, el mismo que trató de impedir la reestructuración de deuda argentina", remarcó el sanitarista en declaraciones a Radio 10 hace varios meses.

Luego de la controversia que despertó tras su comentario, Bullrich intentó aclarar sus palabras vía Twitter: "Frente a las mentiras por la cual no se compraron vacunas, ejemplifiqué que el Gobierno dijo cualquier cosa: hasta que podíamos entregar las Malvinas o los glaciares. Si me expresé mal, ratifico mi posición a favor de nuestra completa soberanía sobre las Islas Malvinas".

 

El rechazo a los dichos de Bullrich

El canciller Felipe Solá le salió al cruce con un tweet en el que aseguró que "la frase brutal de Bullrich sobre Malvinas es coherente con lo que hizo su gobierno. Política de entrega y sumisión, desprecio por nuestras causas nacionales”. 

De manera similar se expresó el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus, quien afirmó que la dirigente macrista "desconoce” la Constitución Nacional y “le falta el respeto a 45 millones de argentinos/as, especialmente a quienes dieron su vida por defender las Islas".

Otra persona que se pronunció contra los dichos de Bullrich fue el veterano de la guerra de Malvinas y director del Museo Malvinas, Edgardo Esteban, manifestó su "total repudio" a las declaraciones y afirmó que "Bullrich propone entregar los derechos soberanos” de las islas, “enviciada por defender los intereses de Pfizer

Incluso políticos opositores fueron críticos con el comentario de la ex funcionaria de la Alianza. Por ejemplo, Juan José Gómez Centurión aseguró que la jefa del PRO “entregaría hasta las Islas Malvinas para seguir haciendo politiquería”

Las demanadas de Pfizer 

De acuerdo a The New York Times, la empresa Pfizer no sólo busco "protección de responsabilidad" ante eventuales "reclamos civiles", sino que también pidió a los distintos gobiernos del mundo con los que había iniciado las negociaciones por la adquisición de la vacuna contra el coronavirus, que aporten "activos soberanos, incluidas reservas bancarias, edificios de embajadas y bases militares" como "garantía contra juicios".

Los detalles de las conversaciones sobre el fármaco contra el Sars-COV-2 que citó el diario norteamericano se desprenden de las conclusiones a las que arribó la Oficina de Periodismo de Investigación sin fines de lucro

"En otros países, según los informes, Pfizer no solo ha buscado protección de responsabilidad contra todos los reclamos civiles, incluso aquellos que podrían resultar de la propia negligencia de la empresa, sino que ha pedido a los gobiernos que aporten activos soberanos, incluidas sus reservas bancarias, edificios de embajadas y bases militares, como garantía contra juicios. Es comprensible que algunos países se hayan resistido a tales demandas, según la Oficina de Periodismo de Investigación sin fines de lucro , y como resultado el ritmo de los acuerdos de compra se ha desacelerado", señaló el portal en su artículo "The World Needs Many More Coronavirus Vaccines".