El Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) que conforman sindicatos de la CGT y la CTA reveló que costo de vida para los trabajadores asalariados de Capital Federal y Gran Buenos Aires aumentó 1,5% mensual en octubre y acumuló así un alza del 24,2% en los últimos doce meses.

En lo que va de 2017, la inflación superó un 7,2% la meta establecida por el Banco Central para todo el año, afirman. “Lo que da cuenta de un claro error de diagnóstico y de política antiinflacionaria”, reseñaron desde el IET. El informe indica que para los jubilados la inflación acumulada en el año hasta octubre alcanzó al 26,6%. La suba del mes anterior la traccionaron los rubros bienes y servicios, con un alza del 2,3%, por artículos de cuidado personal y cigarrillos; y alimentos/bebidas, con un 1,8%, por verduras y frutas.

En dicho segmento las bebidas con alcohol se encarecieron un 31,7% anual en octubre; seguidas por lácteos 27,9%; dulces, 27,7%; frutas, 27,5%; bebidas sin alcohol, con un 24,9%.

En la presentación, el rector de la UMET Nicolás Trotta, precisó: “La inflación interanual sigue siendo más intensa en los deciles de bajos ingresos relativos, que destinan un porcentaje mayor de los mismos a servicios públicos y alimentos. Mientras que el costo de vida aumentó 22,7% para los trabajadores que mejores salarios tienen en la actividad económica, para los de la base de la pirámide -los que menos ganan- el encarecimiento resultó del 27%”.

Incluso, desde noviembre de 2015, la inflación acumulada del decil 1 (los que menos ganan) de los asalariados formales fue del 87,2 por ciento, 20 puntos porcentuales más alta que la del decil 10. La nueva suba de precios registrada en octubre determinó que el salario real formal fuera en 3,8% menor al de noviembre de 2015, antes de la aceleración inflacionaria. El promedio de la caída mensual desde noviembre de 2015 está en 5,9%.