Los aeronavegantes decretaron un paro para el jueves de la semana próxima en todas las empresas. La antesala de la huelga fueron las tres asambleas de noviembre porque no recibieron una convocatoria al diálogo, señalaron desde el sindicato. El gobierno estudia lanzar la conciliación obligatoria en los próximos días.

Mediante un comunicado, la Asociación Argentina de Aerovanegantes liderada por Juan Pablo Brey apuntó como reclamos las "paritarias irresueltas, despidos, precarización laboral, persecución sindical, y hasta la creación de un sindicato amarillo para las low cost". Esos puntos fueron el puntapié para lanzar la medida de fuerza del próximo 27 que comenzará con una movilización, a las 11, al ministerio de Transporte.

"La responsabilidad, madurez y paciencia demostrada por los trabajadores no encuentra en ningún punto una contraparte a la altura de las circunstancias, ni dispuesta a dar soluciones", señaló Brey. Además calificaron de "legítima" la medida ante "la absoluta falta de respuesta y apertura al diálogo exhibida tanto por parte de las empresas, como del gobierno nacional, habida cuenta las asambleas en el lugar de trabajo con afectación de servicios realizadas por esta Asociación los días 2, 16 y 27 de noviembre, en las cuales el sindicato expuso su rechazo a la actual política aerocomercial y sus consecuencias sobre las diferentes empresas y sus trabajadores".