En el día después del banderazo que la tuvo como protagonista, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, volvió a cargar contra las medidas de aislamiento social tomadas en el marco de la pandemia por coronavirus. Señaló que el proyecto de reforma judicial impulsado por el oficialismo "no es algo avalado por muchos votantes de Alberto Fernández" y detalló el diálogo que mantuvo con el expresidente Mauricio Macri. 

"Si se hubiera llevado al Congreso el alargamiento de la cuarentena, se hubiera debatido seguramente de una manera distinta", consideró la referente de Juntos por el Cambio al momento de hacer un balance de la estrategia sanitaria dispuesta el 20 de marzo. 

En diálogo con CNN radio, Bullrich subrayó que la movilización del lunes “es una nueva forma de una construcción de una fuerza con base social y popular” y anticipó que “el PRO y Juntos por el Cambio "se tiene que constituir con "una gran base popular".

"Es la cuarentena más larga del mundo. Ayer por primera vez fui al centro y dan ganas de llorar viendo los negocios cerrados. Es mucha la destrucción económica", señaló la referente opositora.

Sobre el expresidente Mauricio Macri, la titular de PRO eveló que “estaba muy contento” por la protesta “porque él cree que estas marchas fueron las que nos llevaron de un 32 por ciento de votos a 41 por ciento” en las últimas elecciones.

Además, la ex ministra de Seguridad ratificó la postura de la oposición al negarse a tratar el proyecto de reforma judicial que impulsa la Casa Rosada, y que este martes continúa en el plenario de la Comisión de Asuntos Constitucionales, y Justicia y Asuntos Penales de la Cámara de Senadores. 

"Si las reformas de la justicia son enviadas al congreso sin discutirlas con nadie y todo apunta a consagrar la impunidad, no es algo avalado seguramente por muchos votantes de Alberto Fernández. Hay temas que están atados a una sensación que hay en la sociedad que es el hecho de un plan de impunidad", acusó Bullrich.

Además, la ex funcionaria alertó que desde su espacio "no hay diálogo" al querer "voltear al procurador (Eduardo Casal), sacar a los miembros de Tribunales que están juzgando a Cristina Kirchner y en armar una comisión (para analizar la ampliación de la Corte) y cuya cabeza es (Carlos) Beraldi”.