La comunicación de gobierno fue analizada en el contexto de la transición entre el gobierno de Mauricio Macri y la gestión entrante de Alberto Fernández durante una charla debate convocada por BAE Negocios. "La transición consiste en dejar todo prolijo", se encargó de afirmar Paula Fernández, directora de Comunicación Estratégica de Anses.

Fernández remarcó que son varios los desafíos respecto de cómo comunicar la gestión pública y planteó que una de las preguntas que se debe considerar en un organismo al momento de difundir información es si los funcionarios están dispuestos "a hablar con todos lo medios o sólo con los que tienen una visión más equilibrada o amable de su gestión".

En un organismo como la Anses, que tiene un contacto con 18 millones de argentinos ya sea por recibir una asignación previsional o ser familiar o cercano a alguien que las percibe; la comunicación toma especial magnitud y debate.

En el marco de la charla "Comunicación de gobirno, transición y grieta", organizada por BAE Negocios, Paula Fernández profundizó: "Nosotros no solo estamos hablando a la opinión pública a través de un medio, sino que también al resto del periodismo y al resto del sistema político argentino. Toda explicación vale la pena".

La pauta a los medios genera también posiciones encontradas. Según la funcionaria, desde el organismo descentralizada se tomó la decisión de establecer una "pauta técnica". 

"Cuando nosotros arrancamos, Anses no sólo manejaba el mayor presupuesto de Nación sino que manejaba el mayor presupuesto de pauta en medios de comunicación. Bajamos muchísimo ese gasto. Con una pauta por campaña invertíamos en los medios buscando calidad de información sola y exclusivamente en aquellos casos que entendíamos hay un anuncio que tenía que llegar porque necesitábamos que el beneficiario se moviese".

"La pauta dejó de ser discrecional y política para ser técnica", describió. Además, aclaró que el tipo de soporte importa: un 48% de la pauta gubernamental en 2019 fue destinada a plataformas web cuando cuatro años atrás, el dinero para este tipo de medios fue sólo del 17%.

"No es solamente que este Gobierno se fascinó con las redes sociales sino que, en mi opinión, tal vez hubo una sobreestimación sobre las redes reemplazando a los medios tradicionales. Ahí hubo un error que después se recalculó a lo que entendemos hoy. Que las redes y los medios dialogan, conversan y se retroalimentan", argumentó.

En esa línea, se refirió al caso de videos y propagandas de Anses en Facebook con, por ejemplo, la historia de vida sobresaliente de una jubilada. "Todos tenemos el desafío de tener los medios y las funciones de gobierno. Es un desafío para el Estado, que siempre se caracterizó por tener comunicaciones aburridísimas mientras que en las redes con bajo costo podemos hacer piezas atractivas que la gente las mire y nos permitan conseguir seguidores".