El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, afirmó hoy que "estamos a semanas de terminar la emergencia eléctrica, pero no porque termine la necesidad de reconocer un cambio en la manera que tenemos que administrar la energía”, al inaugurar la Segunda Jornada Nacional de Eficiencia Energética.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo a su vez en el mismo acto que el gobierno “está demostrando que se podía ir hacia un esquema más justo, más solidario y más sustentable” en materia de política energética. Aranguren señaló que “recibimos el sector energético en crisis y, por lo tanto, nos vimos ante la necesidad de enfrentarla” y de trabajar para “generar las condiciones” que permitieran un cambio de situación.

"Es necesario reconocer el costo económico de producir, generar energía y reflejarlo de manera gradual y previsible en las tarifas, protegiendo a los más vulnerables", agregó. El ministro confió en que cada vez "menos gente tenga necesidad de recibir la tarifa social, porque va a aumentar la prosperidad de la economía". Resaltó luego la inversión realizada para limitar los cortes de electricidad, y recordó que se incorporaron 1.500 Mw (megavatios) de emergencia, a los que se añadirán otros mil en las próximas semanas, junto a nuevos proyectos de energías renovables.

"El cambio -definió Aranguren- ha sido importante y hoy ya hay 54 proyectos con contratos firmados, por lo que sólo faltan cinco de los aprobados, y un poco más de la mitad de los emprendimientos está en construcción". Entre ellos mencionó el parque solar de Nonogasta, en La Rioja; las instalaciones de Caucharí, en Jujuy, las mayores de Sudamérica; y el parque eólico de Bahía Blanca que entrará en funciones en diciembre.

En materia de eficiencia, el ministro resaltó que "se trabaja desde el lado de la oferta, pero también de la demanda, reconociendo la posibilidad de ver alivianado nuestros bolsillos, contribuir a mitigar el cambio climático y lograr que la industria gane competitividad". Peña, durante la jornada que se desarrolla en la sede ejecutiva del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio de Parque Patricios, señaló a su vez que la agenda ambiental “es un compromiso de todas las áreas” de la administración.

Esa tarea, remarcó el jefe de Gabinete, requiere de un Estado que trabaje “como un equipo y no como compartimentos estancos como muchas veces se dio”, porque “así no se logran los resultados”.

"También hay que trabajar como un solo equipo con las provincias y los municipios, y entender que las divisiones políticas y las territoriales sólo existen para ordenar el sistema político, pero no para ordenar la vida de los ciudadanos”, agregó.

Peña sostuvo que “todos tenemos que estar trabajando juntos en lograr una agenda de desarrollo compartida como la que expresó el presidente con el mensaje de los consensos básicos”. Precisamente, acotó, "uno de esos consensos básicos en su momento fue la posibilidad de un pacto general energético que marcara esa ruta de hoja donde todos pudieran aportar y hacer las transformaciones”.

El jefe de Gabinete agregó que “la agenda de la sustentabilidad energética tiene que ver también con una cuestión de solidaridad entre nosotros, ya que no nos alcanza la energía para las necesidades que tenemos hoy como país”. Peña cuestionó por último "la idea artificial de que no había escasez de la energía y que era ilimitada y no tenía ningún costo", lo cual "generaba un enorme daño ambiental y también un daño social que tenemos que revertir con mucha honestidad, compromiso y transparencia para ir logrando esos resultados que nos vayan llevando a un mejor uso de nuestras energías”.