El conflicto que estalló en Bolivia el domingo pasado con el golpe de Estado contra Evo Morales crece en horas dramáticas y máxima tensión para los medios argentinos que trabajan en las calles de La Paz. La prensa que transmite en vivo la represión estatal, que suma ocho muertos, fue acusada de sediciosa por la flamante ministra de comunicación del autoproclamado nuevo gobierno de Jeanine Áñez.

Pasado el mediodía, la ministra de Comunicación de Áñez, Roxana Lizárraga, señaló que se tiene identificados a los periodistas “que están causando sedición” y aseguró que tanto nacionales como extranjeros “tienen que responder a la ley boliviana”.

Cronistas y camarógrafos de varios medios de prensa argentinos denuncian haber sido agredidos. Periodistas de Crónica HD, Telefé, TN y A24, entre otros, fueron amenazados este jueves en Bolivia y se vieron obligados a quedarse dentro del hotel mientras autoridades argentinas buscan la forma de traerlos de vuelta al país por miedo a que sufran agresiones durante las coberturas periodísticas.

Mientras Lizárraga lanzaba su amenaza, la periodista Carolina Amoroso estaba transmitiendo en vivo para el canal TN desde La Paz cuando fue increpada por una transeúnte, quien le gritó que "se vaya a su país" y acusó al equipo de prensa de "mentirosos".

Poco después, por la tarde, conmocionado, un camarógrafo de Telefe hizo un video para las redes sociales en el que cuenta que el canal evacuaría al equipo de prensa de La Paz hacia El Alto debido a las agresiones que habían sufrido.

"Es una pena que por decir la verdad te tengas que ir corriendo como un delincuente", dijo el trabajador, luego de explicar que su cara era por el sol, pero también por los gases lacrimógenos "que algunos niegan haber tirado".

Horas más tarde, Marco Bustamante y " El Chino", camarógrafo de Cronica HD, explicaron en el programa "Solo Periodismo" con Esteban Trebucq, que se vieron obligados a "evacuar": "Es lamentable lo que está pasando y fue duro esto. En tantos años de profesion es la primera vez que siento una preocupación fuerte. Miedo, por ejemplo, a que vengan y te saquen una foto", indicó el "El Chino".

Los ataques a los medios comenzaron luego de una curiosa situación que, dos días antes, tuvo como protagonista a Mariano García, cronista de Telefé, y a uno de los líderes de las protestas contra Evo Morales: Luis Camacho.

Cuando terminaban las movilizaciones contra el expresidente y comenzaban las marchas en su defensa, sin que todavía hubiera muertos en las calles, García preguntó cuando volvería la normalidad al país:

Bolivia está normal, Bolivia tiene una presidenta. Ha vuelto la paz a Bolivia.
—Muy normal no está Bolivia, Camacho, cuando vemos lo que está sucediento en las calles —intentó mediar el periodista.
—Bueno...
—Ayer he llegado de Santa Cruz de la Sierra, su ciudad, y veo un panorama totalmente diferente al que me encuentro aquí en La Paz. ¿No? Hay un país dividido.
No, no hay un país dividido. No diga eso, haga objetividad —reclamó el entrevistado.
 
El periodista ya no pudo seguir con sus preguntas porque Camacho siguió entonces con su camino.
 
Era la primera acusación por falta de objetividad contra la prensa argentina, cuya presencia comenzaba a ser molesta.

Después llegó la agresión física a Rolando Graña, enviado por América TV. Un fotógrafo argentino que vive en Bolivia y es un activo militante contra Evo Morales le pegó una trompada mientras era increpado por una transeúnte.

Alexis de Marco, tal el nombre del agresor, publicó poco después su descargo en Twitter: "No soy ningún cobarde, si querés nos vemos mañana en plaza Murillo y le contás a todos los colegas de Bolivia como insultaste, humillaste, a una mujer boliviana que te pedía que digas la verdad, salame".
El Gobierno tuvo que mediar por la situación y pidió hoy a "las autoridades en ejercicio del poder" de Bolivia que vele por "la seguridad e integridad física" de los periodistas argentinos que se encuentran en el país vecino, en tanto que líderes de la oposición evaluaban viajar para respaldar su tarea.
 
"El Gobierno Argentino solicitó a las autoridades en ejercicio del poder en Bolivia velar por la seguridad e integridad física de los medios argentinos presentes en territorio boliviano, trabajando en la cobertura de los sucesos que son de público conocimiento", expresó Cancillería.

En tanto, un grupo de diputados nacionales evaluaba esta noche viajar a Bolivia en las próximas horas en respaldo de los periodistas argentinos.

Así lo confirmó el diputado Nacional del Frente para la Victoria Leopoldo Moreau, quien además remarcó que se comunicó con el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García y con el canciller Jorge Faurie.

"Nos comunicamos con el embajador. Está haciendo lo posible. Ya tiene gente refugiada en la Embajada", explicó Moreau en declaraciones a TN.
 
 

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos