El secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, advirtió que "no habrá paz social con trabajadores en la calle", para enmarcar el escenario donde se desarrollan las negociaciones para evitar 600 despidos en empresas del sector hidrocarburífero.

Tiempo atrás fue Petroleros, uno de los primeros sindicatos "adelantados" en flexibilizar su convenio a la luz de la posibilidad de desarrollo intensivo y vertiginoso de Vaca Muerta. Ahora Pereyra explicó que tanto en la gestión con la gobernación de Neuquén como con el Ejecutivo Nacional están en la búsqueda de soluciones, "sobre los despidos que provocó el gobierno anterior".

Tanto esta organización sindical como los petroleros jerárquicos, que dirige Manuel Arévalo, buscan desarrollar una misma estrategia "en pos de logar una solución" y evitar despidos.