El jefe del Bloque Justicialista del Senado, Miguel Pichetto, anticipó hoy su voto a favor del Presupuesto 2018 pero criticó fuertemente “la política de tasas altísimas del Banco Central, que funciona como si fuera el Banco de Alemania”.

En el ámbito de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Pichetto le transmitió al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, las críticas hacia la política económica del Gobierno y se enfocó principalmente en las tasas que paga el Banco Central y el tipo de cambio.

Pichetto adelantó el voto positivo de su bloque al señalar que “es importante para el país tener Presupuesto” y recordó que “hubo una experiencia lamentable, del denominado Grupo A, cuando el oficialismo perdió el control de las mayorías”, en referencia al rechazo del Presupuesto 2010.

No obstante, afirmó que “discutir el Presupuesto es discutir l. política económica” y disparó:

“Transmito mi preocupación sobre l. política de tasas altísimas del Banco Central, que se maneja como un iceberg autónomo de las políticas económicas. Funciona como si fuera el Banco alemán”.

El senador rionegrino consideró que “sostener estas tasas que producen ganancias extraordinarias para fondos de inversión que ponen los recursos en Lebacs y se llevan ganancias extraordinarias, no pasa en ningún lugar del mundo”.

“Esto está tomado para sostener un tipo de cambio que es, ministro, bajo. No le sirve este tipo de cambio ni a la fruticultura, ni a la ganadería, se están guardando en los silos los cereales. Es un dólar barato que se sostiene con Lebacs al 30%”, abundó Pichetto.

La crítica del legislador justicialista coincidió con el anuncio que realizó este martes el Banco Central respecto del mantenimiento inalterado de las tasas 28,75%.

Por otra parte, cuestionó que en el Presupuesto 2018 “hay una merma de los aportes en materia tecnológica, especialmente en el Conicet y en temas estratégicos como el satelital”, tras lo cual remarcó que “Argentina es una potencia en la región en esta materia”.

Además, Pichetto criticó también la reforma previsional -pese a que votó a favor cuando se trató en el Senado- y señaló: “Lo que han hecho es una gota de agua en el desierto, no resuelve el problema estructural del sistema previsional”.

“Se metieron a hacer una reforma con una ingeniería social errónea. El año pasado pusieron un montón de plata en la reparación histórica, viralizaron los juicios previsionales, aumentaron el déficit público con la reparación histórica”, subrayó el senador.

Según consideró, el proyecto elaborado por el Gobierno para cambiar el cálculo de la movilidad de los haberes se hizo “a tontas y a locas, con un desconocimiento profundo”.