El senador Miguel Pichetto sepultó las chances electorales de  Alternativa Federal y culpó principalmente a Roberto Lavagna por esa realidad. "Es un gran economista pero no un armador político" , sostuvo el senador, y estimó que el sistema democrático argentino es "extremadamente frágil". Asimismo, el fundador de Alternativa Federal se manifestó a la espera de que Sergio Massa informe su decisión y aseguró que en la Argentina "es muy difícil que los oficialismos pierdan". 

El rionegrino dijo que la oportunidad de construir un espacio de peronismo republicano quedó abierta tras las elecciones de 2017 pero no se supo aprovechar el momento. Ante ello repartió culpas tanto al gobierno como a la oposición. 

En una rueda de prensa, tras participar de los tradicionales almuerzos organizados por el Rotary Club porteño, Pichetto reveló que el martes se realizó una reunión en la Casa de Santa Fe en esta ciudad, de la que, además de él, participaron el gobernador Miguel Lifschitz, la referente del GEN Margarita Stolbizer y el gobernador salteño Juan Urtubey. Ausente a la cita en la que tenía una silla reservada, la voz de Lavagna estuvo representada por su hijo Marco, que reiteró la negativa del economista a participar de una PASO.

Para los asistentes a la reunión, se trató de la última oportunidad y ya no hay tiempo de recomponer. Queda por definir qué postura tomarán el socialismo y el GEN, que se encolumnaban hasta ahora detrás de Lavagna, en Consenso 19, pero que manifestaron con su presencia la intención de formar parte de un espacio más amplio de cara a las presidenciales. 

"El espacio dividido puede llegar a sacar 7, 10 puntos por lado. Cada uno por su lado no tiene chances de aspirar a la segunda vuelta", sentenció Pichetto.

Además, sugirió que ya no hay tiempo para pensar en una fórmula presidencial que incluya a un referente de Alternativa Federal junto al Presidente.  "Tengo un gran respeto por lavagna. Pero la manera de contener a Urtubey y Massa era a través de las primarias", sostuvo.

Por otra parte, el legislador señaló que Lavagna "hablo de internitas, se equivocó. No puede haber rigidez. Hay ambiciones legítimas de otras personas que había que respetar", a lo que agregó que "había que acordar un método". 

Pichetto aseguró que acompañará a Urtubey en las presidenciales. "No estoy hablando de fórmula", aclaró.