Los abogados Graciana Peñafort y Alejandro Rúa, pidieron la indagatoria de la exdiputada de la Coalición Cívica y fundadora de Juntos por el Cambio, Elisa Carrió. 

La solicitud fue presentada ante el juez Juan Pablo Auge, a cargo del Juzgado Federal Civil, Comercial y Contencioso Administrativo de Lomas de Zamora, en donde cursa la causa por espionaje ilegal sobre dirigentes políticos, gremialistas, periodistas durante la gestión de Gustavo Arribas al frente de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). 

En el texto se advierte que la exdiputada, a través de sus colaboradoras, las legisladoras Maviana Zuvic y Paula Oliveto, "utilizó escuchas ilegales a presos de la cárcel de Ezeiza para intentar desesperadamente, desbaratar desde el inicio la investigación del juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla, cuando estalló la Causa D’Alessio”.

"En reiteradas presentaciones de esta querella se ha advertido sobre el vínculo y concurrencia probatoria de esta investigación con aquella que se lleva adelante en la jurisdicción federal de Dolores respecto de la misma asociación ilícita", amplía el escrito.

Este lunes, el abogado Alejandro Rúa, representante legal de Roberto Baratta, uno de los detenidos en Ezeiza, formalizó la presentación ante la Cámara Federal de la Ciudad de Buenos Aires, quien será la encargada de definir en forma paralela, como continúa la investigación.

“Desde la AFI presentaron primero información distorsionada a la autoridad judicial para lograr la intervención de los teléfonos públicos de los pabellones penitenciarios que aquí interesan y así desplegaron acciones de inteligencia prohibidas sobre las personas allí detenidas, entre las que estaba mi asistido, y sus abogados defensores, entre los que me encuentro, en el marco de una maniobra de espionaje ilegal y persecución mucho más amplia. En el despliegue de esa tarea concretaron la escucha ilegal de sus conversaciones, su injustificado análisis y su indebida transcripción, no sólo sin orden judicial sino también con fines ilegales, pues nada de ese trabajo paralelo de la AFI fue llevado al caso judicial que se usó como cobertura, sino que fue utilizado sólo para otros fines ilegítimos, y entre ellos su derivación a les denunciantes de nuestros casos”, repasó.