La diputada por la provincia de Buenos Aires, Carolina Píparo, respondió este martes las acusaciones de soborno que se libraron tras la denuncia que realizó uno de los jóvenes atropellado por su marido, Juan Ignacio Buzali, de haber sido "obligado" a participar de un "encuentro clandestino y a escondidas" con la legisladora opositora. 

"Me sorprende y entristece la cantidad de barbaridades que leí. Me remito a contar lo que sucedió para dejar de lado las operaciones berretas. Hace meses me informaron que una de las personas involucradas en el accidente tenía problemas de índole personal. Inmediatamente me puse a disposición y su abogado ofreció su casa como punto de encuentro", repasó la funcionaria en redes sociales.

De acuerdo a la exposición del joven de 17 años, su ahora exrepresentante legal y Píparo lo "llevaron a un encuentro clandestino y a escondidas, y desconociendo el motivo de tal reunión".

"Luego de mucho pensar y pese a mis escasos 17 años entiendo que dicho encuentro, considero, que debería haberse llevado a cabo en la Oficina de Asistencia a la Víctima de la ciudad de La Plata", advierte la denuncia realizada ante la fiscal de La Plata, María Eugenia Di Lorenzo.

"Nadie se veía incómodo en el lugar, fui con mi hermano, mi gran pilar, estaba obviamente su abogado y también su mamá. Conversamos sobre varias cosas y sobre lo sucedido, la reunión fue muy cordial. El joven manifestó que en el accidente se le había roto el celular y las zapatillas, ofrecí hacérselo llegar, se mostró contento y cuando lo recibió, me manifestó estar feliz y agradecido, incluso intercambiamos mensajes después de aquella reunión porque todo fue de corazón", agregó la diputada provincial, quien además enfatizó que "nada tenía que ver con todo el proceso penal en marcha", sino "con poder escucharnos sobre cómo cada uno vivió la situación".

Piparo calificó las acusaciones de soborno de "voluntad de perseguirme y no otra cosa", e insistió que "no hubo reuniones secretas con nadie", ya que su vida entera es "pública".

"A la política le pido que se concentre en trabajar por quienes lo necesitan. Menos rosca y más barrio, porque con operaciones y ataques personales no llegan más vacunas, no abren más escuelas, nadie se siente más seguro, no se come, no se genera trabajo y muchísimo menos llega la paz y certidumbre que todos necesitamos. Laburen. Gracias", concluyó.