Ante los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) que informaron un aumento interanual de 5,5 puntos porcentuales en el índice de pobreza, funcionarios y referentes sociales coincidieron este jueves en que “la situación de la pobreza en Argentina es muy grave” y destacaron que la ayuda del Estado fue determinante para que no sea más alta. El índice, que  se ubicó en 40,9% al cierre del primer semestre,  es la medición más alta desde el primer semestre del 2004, cuando se ubicó en 44,3% en la salida de la crisis de la convertibilidad.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, consideró que “sin ayuda estatal, el índice hubiese sido mucho más alto” y señaló que “hay que rescatar a los que cayeron en la pobreza a través de la generación de empleo; también urbanizando los 4 mil barrios donde viven 4 millones de argentinos, ya que ahí hay un gran plan de trabajo en ciernes”.

Daniel Arroyo se refirió a los datos de pobreza

Para el ministro, hay “tres realidades distintas a resolver: la pobreza estructural, la nueva pobreza que generó la pandemia y la pobreza en la infancia, que alcanza al 56% de niños menores de 14 años; este es el dato más duro de la Argentina”.

En declaraciones a El Destape Radio, Arroyo priorizó “encarar nuevas políticas para recuperar a los caídos en la pobreza a partir del coronavirus” y dijo que en el resto de su gestión pondrá el foco en que “todos los chicos asistan al jardín y a la escuela”, para lo cual “generamos recursos para la construcción de 800 jardines”.

De esta forma, las cifras que brindó el Indec proyectan que alrededor de 18 millones de habitantes son pobres y que este número representa al 30,4% del total de los hogares. Por otra parte, el Índice de Indigencia ascendió al 10,5% al término del primer semestre, contra el 7,7% de enero-junio del año pasado.

Al respecto, el secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando “Chino” Navarro, sostuvo que “Argentina transita una crisis estructural desde el año 1976 para acá que nunca pudo resolver y en los últimos 4 años vino (Mauricio) Macri y empeoró todo; cuando llegó la pandemia ya estábamos en terapia intensiva”.

Fernando Navarro pidió "un gran acuerdo social"

“El número de la pobreza en los pibes duele mucho, pero hay que reconocer que si el Gobierno no hubiese volcado tantos recursos en estos meses la situación sería mucho peor”, agregó Navarro en diálogo con Radio Delta.

El funcionario pidió la conformación de “un gran acuerdo social, que no significa que todos pensemos lo mismo, sino entender que afrontamos la crisis más grande del mundo en el último siglo” y que es necesario “articular una Argentina de mercado interno e industrialista con una Argentina exportadora”.

Por su parte, la titular del Consejo Federal de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, evaluó que los datos difundidos este miércoles "no sorprenden" y sostuvo que el Gobierno busca "amortiguar el impacto social que iba a generar la pandemia de coronavirus desde el inicio de la gestión".

En diálogo con Telefé, Tolosa Paz dijo que los números infomados este miércoles por el Indec "muestran a las claras el gran problema que tenía la Argentina desde antes del 10 de diciembre y que se agravó por la pandemia".

Victoria Tolosa Paz dijo que no le sorprendieron los datos difundidos por el Indec

En coincidencia, el investigador del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina ( UCA), Eduardo Donza, indicó que “hay que sentar en una mesa a empresarios, formadores de precios, sindicatos, organizaciones sociales, universidades y Estado” para discutir un plan productivo.

En tanto, el director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina ( UCA), Agustín Salvia, aseveró que "ya antes de la pandemia" el país se encontraba "contra las cuerdas en lo social y, luego de un duro segundo trimestre, se espera que la pobreza baje unos puntos".

En declaraciones a Radio Metro, Salvia destacó que el índice puede bajar a partir de los planes asistenciales implementados en el marco de la emergencia sanitaria y de una paulatina recuperación de la economía.

Asimismo, el sociólogo comparó la pobreza en el primer semestre con la del "segundo trimestre, que fue más alta, de 47,2%", y sostuvo que "quizá ese 47,2 es por un trimestre muy duro, luego eventualmente estará bajando algunos puntos, pero ya vamos a tener un piso estructural más alto que antes; ojalá que sea el techo".

Por su parte, el diputado nacional Hugo Yasky apuntó contra la desigualdad al evaluar que “ahí donde hay riqueza extrema, hay miseria extrema; tenemos estos niveles de pobreza en medio de opulencia y eso no es justificable”.

En ese sentido, Yasky dijo que “está bien generar riqueza, pero la distribución tiene que ser más justa” y “sin políticas públicas encaminadas a la justicia social no hay manera de reducir la pobreza”.

Hugo Yasky remarcó la "miseria extrema" que hay en la "riqueza extrema"

“Que crezca la riqueza no significa que necesariamente disminuya la pobreza; en la Argentina el derrame va hacia los paraísos fiscales”, sentenció el dirigente sindical.

En consonancia, el cura en Opción por los pobres, Francisco “Paco” Oliveira, advirtió que “el macrismo terminó con un 35,5% de pobreza y además aumentó la desigualdad y, sobre llovido mojado, llegó la pandemia, que es una cuestión mundial”.

“La presencia del Estado en medio de este desastre nos está permitiendo manejar la situación, si no, esto hubiera estallado por los aires”, agregó Oliveira y explicó que “la redistribución del ingreso es lo único que puede permitir que los pobres dejen de ser pobres”, dijo el padre Oliveira en declaraciones a radio Belgrano.