Trece jueces federales. Trece historias de vínculos entre la política y la Justicia. Parte de la radiografía del poder de las últimas décadas y de los grises del diálogo entre los poderes públicos y los acuerdos por conveniencia. Poderosos es el último libro de la trilogía escrita por las periodistas especializadas en temas judiciales Lucía Salinas y Lourdes Marchese (que incluye Arrepentidos y Prisioneros) y que constituye una "primera versión" de la historia judicial reciente, de las figuras legales para desentrañar los casos de corrupción y de los dirigentes políticos y de tribunales que tuvieron, tienen y tendrán estrechos vínculos. En diálogo con BAE Negocios, contaron los detalles de este libro editado por Galerna que se presenta el 6 de mayo en la Feria del Libro.

En Arrepentidos, la primera entrega de la trilogía, Marchese y Salinas abordaron cómo personas que habían pertenecido a distintos ámbitos de poder y que habían sido parte de estructuras de corrupción decidieron colaborar con la Justicia antes y después de la Ley del Arrepentido. En Prisioneros, el segundo libro, avanzaron sobre la vida tras las rejas de las personas de relevancia pública que estuvieron presas. "En Poderosos nos metimos en ese entramado complejo entre la Justicia y la política. Entendimos que ahí había algo para contar, algo sobre lo que siempre se hablaba. Y elegimos hacerlo a través de la historia de trece jueces que representan esta idea de falta de autonomía entre la política y la Justicia", señaló Salinas.

-¿Cómo fue la selección de los protagonistas?

Salinas: -Elegimos a jueces que llegaron con una suerte de padrinazgo de la política y que, en algún momento, condicionó su accionar jurídico. Nos interesaba poder contar cómo habían ejercido su poder puertas adentro de sus despachos y qué los vinculaba con la política. Una radiografía del poder donde, según el momento. Deberían ser dos poderes independientes, como dice la Constitución, pero bailan juntos el tango y, según la coyuntura, uno le marca el ritmo al otro.

"La relación entre la política y la Justicia puede ser tensa, pero ninguno está dispuesto a romperla" (Lucía Salinas) 

-¿Por qué consideran que aquí se cierra el círculo del poder político y del judicial?

Marchese: -Cuando decidimos hacer este libro tuvimos en cuenta que Arrepentidos hablamos sobre una ley controversial, sobre las prisiones preventivas y sobre la discusión en torno de si estaban bien o mal, cuánto deben durar... Faltaba esta parte, porque esas personas estuvieron detenidas por decisión de un juez, que quien debe impartir Justicia pero que muchas veces termina involucrado y sentado en el banquillo de los acusados, destituido o renunciando como salvoconducto.

La trilogía sobre Justicia y poder que editó Galerna 

-En la Justicia federal recaen las causas contra los funcionarios públicos y es más notorio ese roce, ¿esto sucede también en otros fueros?

Marchese: -El fuero federal es el más visible, sin duda. Notamos que hubo un cambio desde el momento en que, en la presidencia de Carlos Menem, se decide ampliar la cantidad de juzgados federales, que hasta ese momento eran seis. Menem suma otros seis y designa a dedo a los magistrados y comienza a ser evidente la connivencia ya que los jueces debían responder a ese presidente que los había nombrado. Eso es lo que se supone que vino a cambiar el Consejo de la Magistratura.

-La política miró hacia Comodoro Py...

Salinas: -Claro. Y nos interesó ver por qué sucedía. El poder político entendió que era un lugar en el que tenía que tener a su gente. A medida en que avanzamos con las historias, durante las entrevistas coincidían en plantear que la duplicación de la cantidad de los juzgados federales fue el punto de inflexión y que los jueces fueran elegidos por la dirigencia política. Eso habla también de una acción preventiva, porque al dejar la función pública posiblemente iban a pasar por Comodoro Py. Entonces, tener jueces nombrados con padrinazgo de la política imprime cierto "compromiso". El juez Jorge Urso (ya fallecido), cuando detiene a Menem en la causa por el tráfico de armas a Croacia y a Ecuador y le dicta la prisión preventiva, le pide disculpas por llevarlo preso. Menem lo había nombrado como juez.

"Los jueces son tiempistas y muchos son "oficialiastas" en el sentido de que están con el gobierno de turn. Muchas veces deciden activar o cajonear una causa a cambio de algo". (Lourdes Marchese)

-Protección, pero también a veces la Justicia se activa para impulsar causas contra los adversarios...

Salinas: -Muchas veces se busca dirimir los problemas de la política en la Justicia. La judicializción de la política no resuelve los problemas

Marches: -Hay que tener en cuenta que los jueces son tiempistas y muchos son "oficialiastas" en el sentido de que están con el gobierno de turno. Hay que rescatar a los buenos jueces, claro, pero lo malo, que es lo que mostramos, es que los jueces muchas veces deciden activar o cajonear una causa a cambio de algo.

-¿Quiénes son, entonces, los poderosos?

Salinas: -Lo que queremos poner en discusión también es el uso del poder y quién investiga al poder. Los jueces tienen inamovilidad en el cargo, ven pasar a los presidentes y ellos perduran. Pero desde la política, a su vez, se puede avanzar sobre el futuro, sobre el ascenso o no de un magistrado. No importa en qué momento de la historia política te pares, el conflicto es el mismo: una relación, un nivel de connivencia que no debería existir. Una relación que a veces se tensa y que otras veces convive mejor, pero nunca, ninguno de los dos componentes de esa relación, está dispuesto a romperla porque se necesitan mutuamente. Los poderosos son todos ellos, los políticos y la Justicia. Entienden el juego del poder y saben cómo ejercerlo.

Más notas de

Gabriela Granata

Mucho por celebrar, pero también mucho por hacer

Mucho por celebrar, pero también  mucho por hacer

Cambio de Gabinete: Massa queda al frente de un superministerio económico

Cambio de Gabinete: Massa queda al frente de un superministerio económico

Subsidios, FMI y tasas: el Gobierno se esfuerza en mostrar señales, pero la confianza no aparece

El Gobierno se esfuerza en mostrar señales, pero la confianza no aparece

Con el PRO distraído, la UCR busca ventaja e irrumpe "el otro" Manes

Con el PRO distraído, la UCR busca ventaja e irrumpe "el otro" Manes

Poderosos, un retrato de los vínculos entre la Justicia y la política en clave periodística

Poderosos, un retrato de los vínculos entre la Justicia y la política en clave periodística

La interna del Frente de Todos y dos gestos inesperados

La interna del Frente de Todos y dos gestos inesperados

Con picos de inflación y de tensión, Guzmán levanta el perfil

Con picos de inflación y de tensión, Guzmán levanta el perfil

Acuerdo con FMI: se posterga el pago hasta el 31 de marzo y Argentina no caerá en default

Acuerdo con FMI: se posterga el pago hasta el 31 de marzo

Silvina Gvirtz y el inicio de clases: "El Estado es responsable de garantizar que los chicos vayan a la escuela"

Silvina Gvirtz: recuperar contenidos y vínculos, los desafíos en el inicio del ciclo escolar post pandemia

El hashtag para acompañar a Alberto y la prueba de fuego en el Congreso

Un año atrás, en 2021, Alberto Fernández anunció que se abría una querella criminal contra quienes tomaron la deuda con el FMI