Osvaldo Cáffaro, intendente de Zárate, defendió este miércoles la implementación de un sistema de "estampillas" para adquirir productos de determinados comercios de su jurisdicción y ser utilizados como compensación de deudas municipales, ante la crisis económica por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

El funcionarió garantizó que las estampillas no funcionarán como una "cuasimoneda", sino que la "Huella Solidaria" forma parte "de un complemento del programa Alimentar". "Lo que hicimos fue juntarnos con comercios que tenían una deuda de tasas para que las compensen con alimentos", agregó Cáffaro.

"Fuimos a hablar con el comerciante no compulsivamente y se les preguntó si estaba de acuerdo en compensar de esta manera su deuda", dijo el intendente. "Esto no tiene circulación, es un sistema de compensación de tasas", explicó en diálogo con Radio Rivadavia.

“En vez de decirle a alguien, ‘anda a comprar a tal lugar', le decimos, ‘tenés un cupo de tanto dinero para ir a determinado comercio, con esta lista de precios'. No se puede ir a cualquier lugar”, consignó.

La estampilla tendría un valor de $100 y serviría, en principio, para comprar mercadería en medio centenar de comercios del rubro de la alimentación incluidos entre los deudores del municipio.

El sistema funcionaría así: el consumidor lleva la estampilla al negocio y la cambia por un alimento o elemento de limpieza, que serán facturados a nombre del municipio. Luego, el comerciante las junta y las canjea en el Municipio, y propicia así una reducción de su deuda de tasas municipales.

La idea de Osvaldo Cáffaro se apoya en un decreto publicado en el Boletín Municipal el 8 de abril pasado, cuando a través de una ordenanza se habilitó la posibilidad de aceptar “bienes y servicios” como pago de “tributos vencidos o por vencer”.

Polémica por las estampillas

La decisión fue cuestionada por los diputados de Juntos por el Cambio de Zárate, Sandra París y Matías Ranzini, quienes junto a concejales de la oposición en ese distrito manifestaron su "alarma y preocupación" ante lo que consideran un "avasallamiento de las leyes" por parte de Cáffaro.

En declaraciones a la agencia NA, el concejal de Juntos por el Cambio Julián Guelvenzú dijo que "con la gravedad económica que tiene Zárate, esto es un capítulo grotesco, con una decisión que raya la ilegalidad y que en los hechos constituye la emisión de una cuasimoneda a nivel municipal".

Pese a que el municipio insistió que impedirá la circulación y falsificación de las estampillas, desde la oposición disparan: "Acá va a haber papelitos al portador. Además, cuando empiece a circular, perderá valor y podría generarse un mercado paralelo".

“Es una letra de cambio, tiene valor nominal, es al portador. Es muy riesgoso porque tendría circulación y funcionaría como una cuasimoneda”, advirtió al diario Clarín Marcelo Matzkin, presidente del bloque de concejales de Juntos por el Cambio. Y agrega: “Además, si lo hace un municipio, lo van a hacer todos”.

"Yo quiero creer que la Provincia no sabía de esto. Primero porque no está permitido lo que hace el intendente. Espero que la Provincia tome actuación, y que el intendente canalice la ayuda social como la ley lo permite, y como lo hace las demás provincias", concluyó.

Además, existen dudas sobre el costo de valor de las estampillas, ya que desde el portal Mira Zárate alertan que podría ser cercano a su valor real.

El comunicado de Juntos por el Cambio: