En relación con el punto más álgido de la agenda bilateral como es el biodiésel, el canciller Jorge Faurie señaló que "es un tema de inquietud que la Argentina quiere resolver" y que "estamos manteniendo un diálogo que nos permite todavía buscar soluciones a nivel bilateral", antes de recurrir a la Organización Mundial del Comercio.

Durante la conferencia de prensa, el canciller expresó que "vemos que hay buena predisposición y buen diálogo de Estados Unidos para llegar a un acuerdo que permita resolver el problema". En tanto, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, prefirió no referirse al tema.

Faurie recordó que el secretario de Comercio de los EE.UU., Wilbur Ross, en declaraciones recientes "renovó la disposición para continuar examinando vías de solución" a este tema.

De todos los temas comerciales, el que aparece con las mayores posibilidades de resolución es el regreso a beneficios arancelarios para 700 productos, por 400 millones de dólares. Las fuentes consultadas indicaron que el sistema no se prorrogó el pasado 31 de diciembre y es un tema que deberá ser aprobado por el Capitolio en el corto plazo.

Autoridades de la Casa Blanca ya firmaron la medida, en diciembre pasado, por la cual la Argentina continúa en el Sistema General de Preferencias, pero debe pasar por el Capitolio para su puesta en vigencia, con retroactividad al 1 de enero de 2018. Entre los productos que esperan, se encuentran los vinos, conservas de carne, aceite de oliva, quesos, maníes y frutillas.