Junio aparece, para los análisis privados, como un mes con mayor aceleración inflacionaria. Influirán la suba de naftas, la última actualización de tarifas de transporte público y el arrastre del traslado a precios de la devalución, que seguirá afectado al índice de inflación.

Según Federico Furiase, "para junio, tenés 3 frentes complicados que podrían llevar la inflación a la zona de 3%y 3,5%: suba en naftas de 5%, suba en transporte con impacto directo de 0,3 puntos porcentuales en nuestro relevamiento de precios, inflación en alimentos acelerando arriba de 3% a partir del arrastre que dejó mayo (2,5%) y el traslado a precios de la suba del dólar y ,además, no va a estar el impacto a la baja en la inflación que tuviste en la inflación de mayo por la baja de impuestos en servicios regulados en CABA y la provincia de Buenos Aires", comentó.