El Gobierno no pudo lograr un acuerdo con los gobernadores para avanzar en restricciones más duras ante el avance de la pandemia. Alberto Fernández anunció ayer un cierre total de las actividades nocturnas desde las 20 hasta las 6 de la mañana y la suspensión de las clases por 15 días para el AMBA.

El resto del país quedará a la definición de cada distrito. Los mandatarios provinciales no estarían muy de acuerdo con las medidas que impuso la Rosada, sobre todo la Ciudad de Buenos Aires.

Según contó el Presidente, no consultó la medida con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien este mediodía dará detalles de los pasos a seguir con respecto al DNU que publicará la Nación.

CABA fue una de los distritos que con más fuerza defendió la presencia de los alumnos en las escuelas. El discurso nacional con respecto a las clases también tuvo sus diferencias. Por la mañana, los ministros de Salud, Carla Vizzotti, y de Educación, Nicolás Trotta, había defendido la presencialidad. Horas después, Fernández decidió cerrar los establecimientos educativos.

Santa Fe fue una de las primeras provincias en reconocer que no aplicará las restricciones que dispuso ayer el Ejecutivo. "La provincia continuará con la misma modalidad de convivencia en pandemia", explicaron a este diario desde el entorno del gobernador, Omar Perotti. El distrito aclaró que toman en cuanta los anuncios, pero que hoy se reunirá con el grupo de expertos asesores y continuarán monitoreando tres ítems: cantidad de camas críticas ocupadas, tasa de contagio y mortalidad.

El resto de las provincias mantiene el silencio por ahora, pero fueron los mandatarios que le manifestaron al Presidente que no querían pagar el costo político de tomar medidas más duras.

El mismo Gobierno dejó trascender que si los mandatarios provinciales no disponían restricciones sería la Nación el encargado de hacerlo, incluso ante el riesgo de un fuerte rechazo social.

Alberto había dicho la semana pasada que tomaría las medidas necesarias para proteger la salud de los argentinos, y que no le importaba si tenía que perder las elecciones.

La relación con la Ciudad podría terminar en una nueva denuncia ante la Justicia como fue con la coparticipación. La confrontación por el dinero que le quitó la Nación terminó en la Corte Suprema. El mismo camino podría seguirse con la presencialidad en las escuelas. Hay una intención de la administración de declarar esencial a la educación.

Otro de los puntos opuestos es la actividad comercial de los bares y restaurantes. Cuando el Presidente anunció un cierre desde las 23 de esos locales, Larreta hizo una avivida al extender el horario a las 24.

Más notas de

Natalia Vaccarezza

Crisis del Gobierno: sin agenda oficial y medidas económicas a cuenta gotas

Kicillof, Cristina y Alberto

El Gobierno planifica otorgar un bono para los jubilados y trabajadores

El gabinete económico

Alberto Fernández enfrenta las críticas internas por el fracaso en las PASO

Bunker del FDT

El Frente de Todos cierra la campaña con tono de polarización

Otra presentación de Alberto y Cristina

La figura central de Cristina Kirchner en el final de la campaña

Acto con Alberto

Última semana de la campaña: el Gobierno se enfoca en la provincia de Buenos Aires

Última semana de la campaña: el Gobierno se enfoca en la Provincia

El oficialismo aspira a ganar bancas en Diputados pero se achicaría en el Senado

El oficialismo sigue de cerca las tendencias en las 8 provincias que renuevan sus tres senadores

Los cambios y nuevos protocolos para votar en las elecciones 2021

Requisitos para votar

Alberto Fernández busca ordenar la campaña

Otro acto en territorio bonaerense

Elecciones en Corrientes: silencio en el Gobierno tras el triunfo de Valdés

Alberto, en la Rosada