El Ministerio de Seguridad avanzará en la compra de unas 300 pistolas Taser para que las fuerzas de seguridad las utilicen en aeropuertos y trenes. Así lo confirmó la ministra Patricia Bullrich, quien indicó que "la decisión esta tomada" y que su cartera analiza "la posibilidad de una licitación".

"Queremos trabajar en lugares donde se precisa un arma de carácter intermedio. Por ejemplo, en un tren el uso de un arma común es mas complicado que un arma de carácter intermedio. Una Taser puede generar una respuesta adecuada en una aglomeración", explicó Bullrich.

En declaraciones radiales, la ministra señaló que se trata de "un arma muy usada porque es un arma intermedio no letal e individual, que es fácil de portar".

El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco apuntó en la misma línea que  "en los grandes aglomerados de personas está probado que es muy eficaz para no tener que usar armas de fuego". "Entre el bastón y la pistola faltan armas no letales para que el personal policial pueda actuar", consideró.

"Hemos decidido a nivel nacional dotar al personal de estas armas no letales para las situaciones de violencia que se dan, para no tener que usar armas de fuego", confirmó Burzaco.

El secretario recordó que este tipo de armas "se utilizan en cientos de países" y que cuentas con la aprobación de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC), el organismo encargado de registrar, fiscalizar y controlar las armas de fuego. 

En una primera etapa las pistolas Taser las usarán efectivos de las fuerzas federales destinados a brindar seguridad en aeropuertos y estaciones de trenes, donde hay alta concurrencia de gente.

"La seguridad ciudadana la lleva adelante cada provincia. Algunas pueden usarlas, otras no. Cada uno tiene su criterio", aclaró.

En 2016, la Corte Suprema dejó firme un fallo que avalaba la implementación de las denominadas " Taser X 26". Se trata de armas que inmovilizan de forma instantánea a quien recibe la descarga, que genera múltiples contracciones musculares por segundo.