Tras casi diez horas de motín, los presos del penal de Devoto decidieron entrar en un cuarto intermedio hasta mañana a las 10, cuando se realizará, según acordaron con las autoridades judiciales, una mesa en la que se tratarán diferentes reclamos que surgieron a partir de que se conociera que un agente del Servicio Penitenciario Federal (SPF) dio positivo de coronavirus (Covid-19).

Entre los temas que se debatirán en la mesa de diálogo, y según consta en el acta firmada por las partes y a la que NA tuvo acceso, se tratarán los siguientes temas: Ley de Cupo; compensaciones de la pena; extranjeros con domicilio en el país; informes médicos realizados por médicos forenses; tratamiento de los diferentes métodos alternativos de cumplimiento de la pena, principalmente los grupos de riesgo, y o cercanos al cumplimiento de la condena.

Este viernes por la mañana, y alrededor de las 9:00, un grupo de al menos 40 presos se amotinó en Devoto y subió a los techos del penal para reclamar el otorgamiento de la prisión domiciliaria por temor a contagiarse de coronavirus.

Durante la revuelta, 11 agentes penitenciarios fueron trasladados a dos centros médicos porteños tras presentar quemaduras leves.

Durante la tarde, fuentes penitenciarias confirmaron a que los internos no querían hablar ni con Emiliano Blanco, titular del SPF, ni con gente del Poder Ejecutivo, sino que lo que querían era hablar con funcionarios de la Cámara de Casación Nacional para que les otorgaran la prisión domiciliaria porque decían tener temor a contagiarse de coronavirus.

Este viernes, y en los techos, los reclusos colgaron una gran bandera en la cual se podía leer el siguiente mensaje: "Nos negamos a morir en la cárcel".

"Hay casos confirmados de coronavirus, varios sospechosos y no recibimos ningún tipo de insumos de protección, no queremos morir en la cárcel", fue el mensaje que un recluso envió a NA. Además de amotinarse, los presos se subieron a los techos del penal, y tiraron piedras y palos hacia la calle.

Por la mañana y hasta alrededor del mediodía, desde fuera del penal se escuchaban detonaciones de armas de fuego y se podía observar un espeso humo, producto de que los reclusos prendieron fuego los colchones.

Uno de los detenidos del penal envió un mensaje aclarando que "estamos en Planta 1 y los muchachos están subiendo a los techos, queremos la presencia de un juez y de los medios de prensa sino esto no se va a calmar"

Alrededor de las 18:00, fuentes penitenciarias confirmaron que representantes del Poder Judicial, de la Procuración Penitenciaria, y del SPF, dialogaban en el penal con los presos.

"La situación está mucho menos tensa. La realidad es que el reclamo está dirigido a la Justicia por beneficios de egreso, ya sea por arresto domiciliario o excarcelaciones de los internos que pertenecen al grupo de riesgo por el coronavirus", contó una fuente.

Alrededor de las 19:00 se dio a conocer el acta firmada entre los delegados de los pabellones y autoridades judiciales y penitenciarias, en la que se indicó que mañana a las 10:00 se realizará la mesa de diálogo en el CUD o en la capilla del penal.

En la causa que se inició por el motín interviene el juez federal Julián Ercolini, quien reemplaza a la jueza María Servini, y el fiscal Eduardo Taiano.

En tanto, este viernes por la tarde, tres mujeres familiares de los internos que se acercaron al penal fueron detenidas por el delito de resistencia a la autoridad y violación a las medidas contra la epidemia.

Estas detenciones quedaron a cargo de la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas Nº 8 y de la Unidad Fiscal Norte.